Respirar y pensar.

Respirar y pensar. (en resumen)

Nadie posee el don divino en lo material, solo se consigue en lo espiritual, pero comprenderlo es lo difícil. 

Estamos distraídos creyendo crear una mejor vida, que ya fue creada por otros, obteniendo los mismos resultados conocidos.

Las enseñanzas forman individuos que van a hacer lo mismo que otros dejarán de hacer. Como un fusible ocupamos el lugar que otro deja. Cambian las tecnologías pero no el método programado de actuar.

La necesidad de una religión es lo que más conflicto nos ha creado, somos fieles aceptando algo bajo un fanatismo temeroso y nos golpeamos el pecho diciendo, “Yo creo en Dios”, pero ni idea tenemos y nos enojamos con alguien que piense diferente.

El hombre necesita saber porque siente que algo tiene que haber, se siente huérfano de espíritu y no logra hacer propio el mensaje de los Maestros.

A la gente le encanta lo desconocido, lo sobrenatural y el ego siempre dice comprender aquello que no comprende con claridad.

Hoy sabemos lo que nos han contado, pero seguimos esclavos de la necesidad material para la supervivencia.

Las enseñanzas de los Maestros está dirigida a conocerse uno mismo, tu espíritu, no a tu estómago, ni a tu bolsillo; el alimento es espiritual; el espíritu es la energía que sana tu hambre, tu carencia, tu enfermedad.

Si observamos un árbol, nosotros le damos utilidad de acuerdo al beneficio que nos aporta: sombra, leña, madera, ornamento y frutos.

Perdemos de vista el equilibrio espiritual del elemento árbol, cuando le buscamos un beneficio a nuestras necesidades materiales.

Queremos ser espirituales para satisfacer nuestras necesidades materiales; pero eso no sucede así, cuando uno es espiritual no hay necesidad.

Imagina una ola sin el océano, o una hoja sin el árbol, ¿puedes?, no puedes, así como la ola existe gracias al océano y la hoja existe gracias al árbol, el espíritu existe gracias al Padre, somos parte porque estamos en su Mente.

El contenido que la mente hoy tiene nos impide reconocer nuestro origen. La niebla impide ver todo lo que se encuentra dentro de ella.

Estamos tan inmersos, tan impregnados, tan involucrados a esta forma de vivir, que nos es difícil experimentar una forma superior de vida. Vivimos llenos de pecado, de culpa, de juicio, de ambición y egoísmo.

Nuestra mente está limitada a lo terrenal, fuera del paraíso; eso nos impide conectarnos a lo infinito, a esa experiencia superior, al Reino.

Nosotros respiramos sin esfuerzo y sin necesidad de pensar en hacerlo; pero podemos respirar a consciencia y hacerlo mucho más benéfico a nuestro equilibrio; nos hacemos testigos de la respiración.

Sucede igual con la mente, ella piensa sin esfuerzo y sin la necesidad de estar atentos; pero podemos pensar con consciencia y hacerlo más benéfico a nuestro crecimiento; nos hacemos testigos del pensamiento.

Respirar y pensar deben, por sobre todas las cosas, estar bajo el ojo observador de nuestra consciencia. La consciencia es el canal inteligente que une la mente al corazón para despertar tu alma.

La consciencia es la facultad que nos hace diferentes a todas las especies; es dirigir la atención con intención y cuanta más atención prestemos en cada uno de nuestros actos, vamos despertando una nueva consciencia de existencia.

El fanatismo, la bulla y los excesos no son compatibles con la grandeza. Si quieres ser un Maestro, debes hablar y actuar como uno.

Un Maestro no necesita que alguien lo defienda, solo quiere que actúes y transmitas su mensaje, que seas su boca.

¿Qué tan útil va resultando tu vida?, para ser un Maestro, con consciencia habla y actúa como uno.

El espíritu es la energía que sana tu hambre, tu carencia, tu enfermedad.

Respirar y pensar con consciencia despiertan tu mente espiritual.

Alfredo Zerbino

Estás sobre el paraíso y no lo ves.

Conócete a ti mismo

Sí, “Conócete a ti mismo”, es literal, no ha sido dicho de manera simple; ésta frase no tiene un dueño; esta es la frase más importante dicha por los grandes Maestros de la historia. 
Dijo Jesús, “El que sea conocedor de todo pero falla en lo tocante a sí mismo, falla en todo”. 
Aquel que no se conoce a sí mismo, no puede reconocer la realidad en la que vive. 
Si yo no me conozco, no me será posible conocer a quién soy semejante. 
Un estado de consciencia permanente en busca del despertar del inconsciente hace que uno se conozca a sí mismo.
Lo que pidas y ores, va a tener su devolución si tú eres conocido.
No tiene sentido que envíes un mensaje a un lugar que desconoces, porque no recibirás algo de alguien que no reconoce de donde viene el pedido.

Si pido, primero debo saber a quién y por qué le pido y cuando sé, es cuando reconozco que la respuesta del pedido siempre estuvo en mí.

Todo lo que pidas en oración, cree que lo tienes y lo tendrás; siempre estuvo ahí; nadie te enviará nada, todo ya lo tienes, tu fe hace que se manifieste.

Cuando uno pide algo es porque siente su debilidad, pero no la hay, lo que existe es un desconocimiento de su fortaleza.
La carencia y la abundancia solo existe en la mente; en la esencia tienes el equilibrio porque no hay necesidad de pensar en ninguna; tan solo debes conocerte a ti mismo para descubrir que tú creas tu realidad.

Si te pregunto: 
_¿Quién es el que sufre la carencia?, dirás _“Yo”. 
_¿Quién es el que observa al que sufre la carencia?, dirás _“Yo soy”. 
Hay dos Yoes, uno es el Yo ego mental de apegos y necesidades, el que sufre y el otro yo, es el Yo consciente que ve y cuando ve, corrige.
Sí, “Conócete a ti mismo”, es literal, no ha sido dicho de manera simple.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

Para Comenzar A Vivir Antes Tienes Que Morir.

Para Comenzar A Vivir Antes Tienes Que Morir.
¿Crees que eres libre, consciente y estás despierto?, ¿sí?, entonces, ¿por qué sigues creando sufrimiento?; sigues atrapado en pensamientos repetidos, en proyectos, limitaciones y necesidades; en esos estímulos que a diario buscas para sentirte vivo; en automatismos de hábitos y rutinas, ¿Por qué?
Sufres si no tienes y buscas en tus meditaciones algo que no sabes qué es, ¿armonía, equilibro, despertar?
Todo esfuerzo es ego, es cambiar algo que está en tu mente por algo más que  también va a estar en tu mente; sientes que de algo te sirve al comienzo, pero no logras liberarte de eso que está ahí en tus pensamientos y en un instante estás otra vez con tus historias.
Quizás logres un hábito benéfico, pero solo será eso, un hábito en la mente, un comportamiento distinto que se acomoda al mismo entorno que vives, tu ego estará feliz comparándose con otros, siempre compara; necesita una referencia social para evaluar el bienestar. Es una gráfica de satisfacción inestable que nos mantiene distraídos creyendo estar haciendo algo trascendente.
Nos mantiene distraídos, distraídos e ignorantes, entretenidos con una vida vacía de propósito porque no nos permite ver quiénes somos realmente, cuál es nuestro potencial divino, quedamos jugando con ilusiones como niños haciendo castillos de arena en la playa.
Uno debe aceptar que no somos una mente, ella solo es una sucesión de pensamientos que vamos acondicionando a nuestros días según  convenga; sentimos que progresamos, pero de verdad la mente nos limita conformándonos con vivir en este mundito como nuestra única realidad, construyendo castillos de arena.
Todo es ilusión. El día que preguntaste:
_¿Qué es eso?, y te dijeron, _Es un pájaro.
Ese día dejaste de ver el pájaro. El milagro del ave desaparece para transformarse en una etiqueta en tu mente.
_¿Eso qué es? _Es una Montaña así y asá.
Ese día dejaste de ver la montaña como lo que es, para verla como lo que te dijeron que es; se transformó en un pensamiento dentro de la mente.
Uno despierta cuando deja de crear la ilusión, cuando deja de resignarse a las etiquetas como reales, cuando deja de querer ser algo como: un Maestro, un Buda, un Cristo, un iluminado;  “Querer ser como…”, eso es ego. Sé humilde, Sé tú mismo.
Trascender toda influencia del ego, es morir la mente limitada a él, para comenzar a vivir lo ilimitado. Si quieres ser un Maestro, solo debes hablar y actuar como uno; libre de la tentación de hacer un juicio, de sentirte un superado; sé humilde.
Existen un sin número de libros con recetas que han escrito los que acreditan haber descubierto el camino a la iluminación, al despertar. No hay una receta, un camino, un dios, lo que hay son siete mil millones de recetas, caminos y dioses. Es que cada uno debe encontrar su propia energía con el autoconocimiento para ver el camino, a Dios.
Poco me importa tu sufrimiento, ni falta hace que me cuentes lo que ya conocemos, siempre ha sido lo mismo, eso es lo normal aquí con esa mente apegada, necesitada, criticona; ahora sí, mucho más me importa tu crecimiento, ese es el propósito.
Nadie elije donde nacer, pero tampoco nada es casual ni fortuito, ahí donde estás es donde te ha tocado y lo debes enfrentar; lamentarnos a nada conduce.
El universo no funciona al azar, todo está en perfecta sincronicidad, todo se crea y recrea como las horas marcadas por las agujas.
Cuando muere el ego, muere tu identidad, prejuicios, ideales y necesidades; cuando muere el mundo que creaste, con el que te identificas para ser quién eres, sin esfuerzo, porque el esfuerzo es ego, cuando eso deja de existir, revives tu alma. No quieras ser como alguien, sé tu mismo, tienes todo lo que necesitas. Jesús no vino a iluminarnos, el vino a enseñarnos que nosotros tenemos todo para iluminarnos, llevamos la luz divina dentro. Él es consciente que no todos estamos preparados para comprender, no todos tenemos ojos y oídos preparados para escuchar y observar lo que no se ve ni se oye, pero sabe que un día sí.
El ego es el que te lleva a luchar, competir, proteger, evaluar, temer, juzgar, llorar, sufrir y estimularte, para luego del gran esfuerzo vivido, morir creyendo haber hecho lo máximo, o que te falto tiempo, o haber perdido; hasta el último día tu ego domina tus pensamientos prioritarios. Temes a la muerte porque te identificas con el cuerpo, el tuyo y el de los tuyos.
Piensa en esto.
Cuando te observas en un espejo, no puedes cambiar la imagen que ves, ¿verdad?, ahí estás, eres lo que ves.
Esa visión es la creación de tu ego, no la puedes cambiar con la mente, imposible, es la imagen que te has creado y ves de ti mismo. Ves a la persona que sientes que eres, así como los demás ven la imagen que han  creado de ti.
Te puedes ver magnífico o derrotado, ese es el resultado de tu ego, no de tu luz que está apagada. Todo es una creación, una ilusión condicionada por tus pensamientos. No ves la imagen sencilla de un ser, ves el prototipo creado por ti adaptado a este mundo.
Deja ir, suelta, no intentes nada, ya que el solo hecho de intentar es mental, es ego; no tengas miedo de soltar tu zona de confort, sorpréndete; despertar es tener consciencia a que:  resignar, ser manso y humilde , aceptarte y soltar, te libera de esa estructura limitada y adaptada al sufrimiento que busca estímulos para ser feliz un momento cada tanto.
Sé la humildad y el desapego del que solo observa; solo sé el testigo que observa y la verdad será ese silencio del silencio; no quieras explicarlo, analizarlo y comprenderlo porque se rompe la magia de eso que no tiene comparación con algo que conozcas. Porque nada conoces aún, no digas que sabes, porque eso te limita, te condiciona a volver sobre tus castillos de arena.
No hay una puerta y un camino visible; la puerta es oscuridad para la mente sin luz y los caminos infinitos que se diluyen en uno.
Duele despertar, porque es morir el ego, tu personalidad, tu imagen, tus logros, tu inútil lucha de esta vida de competencia y sufrimiento creada para lograr una posición de bienestar físico-mental; un mundo creado por otros que manejan tu mente para que hagas lo que ellos quieran; lucha tras lucha para poder sonreír y finalmente vas a llorar. En cambio, despertar duele, es llorar para luego sonreír.
Soltamos toda forma cautivante de una irrealidad agotadora, para entonces sí comenzar lentamente a renacer en el silencio, libres de toda competencia, medición, evaluación y comparación, puros de sentimientos, sin temor, ni apegos, con una mente limpia, con un cuerpo limpio, con el espíritu vivo. Luego todo comienza a suceder con solo pensarlo, elevamos la consciencia y elevamos nuestra dimensión.
La resurrección es a través del cuerpo, donde uno hace sin hacer algo, observa sin observar algo, suelta sin soltar algo, solo sucede; la resurrección es todo y sucede sin pensamiento, sin esfuerzo, sin intención, no hay oposición. Despertar es fluir de un estado limitado por la mente-cuerpo, a otro ilimitado por el cuerpo-mente-alma. Sin el cuerpo esto no es posible, estar despierto es la oportunidad de resucitar a través de él.
Si evalúo algo, todo deja de ser lo que es, para ser lo que creo que debería ser; si explico algo, se rompe la magia de esto que no tiene explicación; dejo de dar respuestas porque ya no son necesarias las preguntas; no tomes lo que digo como cierto, porque eso, de verdad, no tiene sentido para la mente, solo déjate ir un poco todos los días hasta que no necesites encontrar una razón a lo que digo.
El ser humano ha estado intentando encontrar explicaciones de todo lo que sucede a su alrededor. Explicación de la evolución, de nuestro origen, de las impresionantes ruinas, templos, pirámides y construcciones fabulosas; de civilizaciones desaparecidas; explicación de seres que nos han visitado; explicación de milagros, resurrecciones, religiones, iluminados y del origen; explicación de todo lo que no pueden demostrar científicamente; las conclusiones siempre son: “Suponemos qué…, o, Quizás…, o, Tal vez…”, porque la mente no está preparada a comprender lo que no puede comprobar; además, no concibe estados superiores de su propia soberbia y pretende resolver algo que lo supone inferior a sí misma. La mente solo concibe que todo eso sea una tecnología científica desconocida, y no una energía superior.
Con seguridad todos quisieran estar frente a Jesús ahora para comenzar a tener fe, ya que la duda y la ignorancia nos mantiene dormidos, solo creemos en que algo hubo. Nos apasiona y cautiva su historia como ser divino que fue, eso, eso mismo es nuestro ego; porque de verdad Él no fue, Él es y debe de estar aquí dentro y no en la emoción de la lectura. Solo hablando y actuando como un Maestro lo seremos para lograr despertar y no a través de la lectura y rituales que emocionan al ego.
Somos pocos los que hemos estado frente a un ser de luz y la experiencia la guardamos porque no es bien recibida por los escépticos. Por los que están atrapados y dormidos.
Hoy comparto haber estado frente a un ser de luz, que, sin palabras, se hizo mi razón de interpretar con claridad que somos una etapa evolutiva hacia ese estado de amor, de luz.
Algo que a muchos les gustaría vivir, como una bendición a mí me ha tocado y mi mente está más abierta a poder interpretar las enseñanzas.
Puedo asegurar que me he sentido cuidado durante toda mi vida. Esta es una de las razones que me han llevado a escribir mis experiencias en forma de reflexiones y me agrada poder compartir esa perla con ustedes.
Amen.
Namasté.
Está hecho.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
10259314_271464636368645_3172487085555079740_o

La vida es tu única realidad.

“Nosotros que una vez fuimos los vientos de la libertad, nos hemos convertido en seres que viven como rebaños, encerrados en grandes ciudades y viviendo con miedo detrás de puertas y cerrojos. En vez de altísimas montañas y maravillosos vientos, tenemos grandes edificios y una conciencia aterradora; creando una sociedad que regula cómo debemos pensar, lo que debemos creer, cómo debemos actuar y cuál debe ser nuestro aspecto”. -Ramtha.
Sufrimos situaciones sin la consciencia de ser los autores, porque solo vemos las consecuencias.
Tememos a los rumores de guerra; a la enfermedad; a no ser reconocidos; a la carencia; a los riesgos.
Temblamos al mirar a alguien a los ojos y sin embargo anhelamos ese afecto llamado amor.
Cuestionamos cada cosa buena que nos sucede y dudamos que nos vuelva a suceder.
¿En qué no creemos? En todo lo que no podemos percibir y comprobar, en todo lo que no podemos gustar, ver, oír, tocar u oler y en todo aquello que no nos emociona; sin embargo, hay mucho más y no somos conscientes.
A ver entonces, haz esto:
Detén una emoción y ponla sobre mi mano que la quiero tocar.
Enséñame un pensamiento, ¿dónde está?
Muéstrame tu actitud, ¿qué aspecto tiene?
Muéstrame el aroma de la flor, la imagen del viento, el canto de un pájaro. Aparta y guarda en un saco un trozo de oscuridad, una fracción del tiempo, una zona de espacio y un puñado de luz.
Enséñame donde está el fin y señálame donde el principio.
Dibuja las mariposas de tu vientre al dar un beso; el calor de tus palabras.
Donde está el tiempo y el espacio que guardan esos preciosos momentos de tu vida.
También junta un poco de valor y algo de temor, para ver sus diferencias.
Muéstrame el lugar donde guardas tu felicidad; Junta un poco de amor, ¿cuánto ocupa?; Observa tu máxima riqueza y dime cuánto pesa.
Recolecta todo eso y ponlo sobre mis manos que las quiero ver y tocar; lo quiero abrazar. ¿Puedo? No, no puedo, pero yo creo.
A ver entonces, ¿en qué no crees? No solo nos hemos olvidado de quienes somos, sino que, además, nos hemos olvidado de que nos hemos olvidado de quienes éramos. Por eso resulta tan difícil creer.
Todo ya existe, solo piénsalo, es un acertijo a resolver con consciencia. Todo es incontenible por la mente porque forma parte de un todo superior.
Su patrón es energía.
Esta vida es un juego, es una ilusión que la mente va creando en su libre albedrío. La esencia de ser Libre te permite crear tus reglas de cualquier manera que las quieras jugar. Es pensamiento jugando con energía.
Si estudias matemáticas, sabrás matemáticas; si estudias inglés, hablarás inglés. Eso te hace encajar en sociedad. Sin embargo: cuando crees que no puedes; si no te animas a expresarte; si te sientes desgraciado; si crees que eres débil; si sientes que necesitas para ser…. Eso lo creas tú por causa de tu olvido.
Tu cuerpo es más de lo que piensas, no solo cinco sentidos y una mente tienes, sino que es una unidad receptora y emisora de las energías universales.
Comprendiendo que ese es el juego, vemos que esa es la ilusión que la mente crea como correcto sin la consciencia de ser uno la causa; comprendiendo eso, seremos conscientes de que a ciegas vivimos en una sociedad que regula cómo debemos pensar, lo que debemos creer, cómo debemos actuar y cuál debe ser nuestro aspecto. Todo para encajar y sentirnos aceptados.
La única realidad que siempre ha existido y siempre existirá es la energía de la vida que te ha sido dada para que tú puedas crear con libertad. Sobre ella tienes el poder con tus pensamientos de situarte en la ignorancia y en la enfermedad, o el poder de llegar a ser más grande simplemente abriéndote hacia un flujo de pensamiento más elevado que te permita tener mayor genio, mayor creatividad y más salud.
La energía que está en tu interior es la que mantiene a tu cuerpo en movimiento; tu cuerpo es un increíble vehículo sensible a los estímulos bajo la forma de emociones y sentimientos invisibles a los cinco sentidos. Si repites un pensamiento mediocre vivirás con temor intentando encajar. Pero si tan solo repitieras un pensamiento virtuoso, vivirías en las montañas, con maravillosos vientos y una mente iluminada.
Despierta ese genio invisible, cree en ti, cree en que puedes ser todo lo que quieras con solo un pensamiento más elevado e ilimitado.
Están esperando a que te des cuenta, esa es tu razón de existir, despierta.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.2b6641f5d6dadd3451c8ad2a5670504a

Repite esto para estar bien.

Tengo una vida extraordinaria y todas las personas de las que me rodeo, me aprecian, me valoran y se sienten increíblemente bien cuando están aquí. Ellos me inspiran y yo a ellos también.
No me preocupa conectar con ese ser que anhelo, ya que es algo inevitable que suceda cuando soy cien por ciento yo.
Aprovecho cada instante de mi vida y por eso atraigo inevitablemente a personas que realmente me importan y están en sintonía con ellos mismos.
Nada es casual, si hoy estoy leyendo esto, es porque estoy tras aquello que vibra en mi sintonía. Busco y encuentro dentro de mí ese lugar de felicidad y lo abrazo.
Siento al despertar la:
Gracia divina, yo acepto todo lo que me ha tocado y he vivido para ser quién soy ahora. Acepto mi situación actual y pido perdón al pasado de conflictos y errores para de ahora en adelante vivir consciente una experiencia de crecimiento y luz. Yo soy el que soy ahora. Que así sea, así es.
Jesús, magna presencia en mí, te pido me concedas abundancia de toda energía divina para mi uso cada vez que yo la necesite.
Te pido abundancia para cubrir las necesidades que se presentan.
Te llamo para que entres donde yo vaya e ilumines mi mente para compartir con el que te necesita a través de mi ser.
Magna presencia, te busco para saber más de ti, para saber más de mí, para que ilumines mi camino. Pido lo que doy, te doy mi vida para comunicar tu palabra; te pido saber, humildad y guía.
Recibo tu bendición.
Gracias, que así sea; está hecho.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.d0ff36f4cf32b91845e1a3666e1cedfd
A %d blogueros les gusta esto: