Influencia Colectiva Extrasensorial.

Conducción electromagnética.
Mi comportamiento no es individual ni casual; está dado por la influencia colectiva extrasensorial que provocan todas las sociedades.
El comportamiento del ser humano se puede dividir en períodos según los efectos de la influencia exterior. 
Hoy vivimos un período universal de fuerte influencia espiritual, sensorial y emocional, pero no a todos nos afecta con igual intensidad.
A diferencia de las aves y los monos, los humanos tenemos una psiquis más compleja, además de barreras o filtros mentales que limitan o potencian esas influencias.
Del mismo modo que, aunque no se comprenda, cuando hago una llamada con un celular al otro lado del mundo, la mente tiene el mismo poder, ya que utiliza la misma onda de sintonía que un celular.
El cerebro es un emisor y también un receptor de ondas, aunque seamos inconsciente de esa cualidad.
La especie humana es una unidad, y el sufrimiento o el triunfo de uno lo sentimos todos.
Cuando un número determinado de individuos, una masa crítica, adopta un nuevo comportamiento, éste es transmitido a esa especie en toda la tierra sin haber vivido esa crisis.
El nuevo comportamiento se convierte en una conducta.
Existe un campo de memoria colectiva con el cual interactúan los organismos de cada especie.
Este campo se nutre de experiencias y comportamientos.
¿Qué sucedería si se mantiene una masa crítica de humanos sufriendo violencia, pobreza o miedo?, tendría un efecto sobre el comportamiento de todos los humanos sobre el planeta.
Lo mismo sucede con una movilización de amor y espiritualidad; esa luz tendría una mayor influencia sobre toda la humanidad.
Solo la luz de una vela para quitar la oscuridad del que no ve.
Pocos individuos iluminados para crear un nuevo día.
Todos somos Uno.
Lo que haces hoy, piensas hoy, transformas y transmutas hoy, nos afecta de alguna manera a todos.
Por eso: comparte tu ser, y abre tu corazón para recibir.
Estás sobre el paraíso y no lo puedes ver.
Alfredo Zerbino

Pasado-ahora-futuro.

4ll

Tu pasado es lo que tú eres hoy mismo.
Eres un continente de emociones y sentimientos.
Tu carácter, tus memorias, tu evolución, tu dolor, tu alegría, todo eso que has vivido eres tú ahora.
El pasado puede ser tan presente como el futuro si logras ser consciente de que hoy eres lo que fuiste aceptando, y serás lo que hoy aceptas como eres.
Todo lo vivido es el registro que llevas en la mente y así eres ahora; y lo que eres ahora es la base de lo que serás en el futuro.
Cuando tienes consciencia de esa verdad y reconoces que no te gustan algunas cosas que estás viviendo, con quién estás viviendo, donde estás viviendo, lo resultados que estás obteniendo, cuando tienes consciencia de eso, es momento de hacer un cambio. Solo con consciencia puedes cambiar tu futuro no deseado a uno mejor.
Todo lo que crees ver en tu exterior, no es otra cosa que lo que tú creaste en tu interior.
Por lo tanto, solo moviendo algunas piezas en tu interior, podrás transformar tu exterior.
La fe puesta al servicio de la actitud consciente, del entusiasmo, de la alegría para el cambio, es capaz de sorprenderte con los resultados.
Tú eres responsable de como eres y eres un continente de emociones y sentimientos.
Los logros benéficos en cuerpo, mente y alma, te elevan a un plano de consciencia superior.
Fe, actitud, entusiasmo y alegría para el cambio.
Estás sobre el paraíso y no lo ves.
Alfredo Zerbino

Cuándo meditar

1437b6b4551abd29acca41f4dafb9a27Las personas quieren saber cuándo meditar, yo les digo: _Cuando quieras, solo debes saber: Respirar Consciente y Apagar tu centro analítico; donde deja de haber juicios, mediciones y evaluaciones, solo el ser sin hacer.
Te apagas cuando dejas de analizar y aceptas todo como lo que es sin pretender cambiar nada, solo observas; luego los cambios vienen solos, sin esfuerzo.
Hay que soltar los temores y dejar de evaluar lo bueno y lo malo, solo sé buena persona contigo y tu medio ambiente.
¿Cuándo meditar?
Cuando aprendes lo puedes hacer andando en bici, caminando, sentado en un parque o en soledad.
Comienza por atender tu respiración hasta que no haya nada.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
Alfredo Zerbino

La soledad y el deseo.

-Para el que busca.
Lo primero que debes encontrar es a ti misma/o.
Suelta el deseo que te hace fingir ser quien no eres; fingir te trae problemas, contigo y tus allegados; para dejar eso, busca aquello auténtico que permita que seas especial.
En soledad debes dejas ir el deseo de ser quién no eres y comienza a derribar barreras que te impiden ver el camino a ese ser de luz que debes despertar. 
Las barreras son: complacer lo que otros esperan de ti, tus falsas demostraciones, los prejuicios, creencias y compromisos que asumes sin desearlo; todo eso hace que el abanico de posibilidades esté casi cerrado para todos esos asuntos que te importan, que amas.
Tienes temor a no ser correspondido, aceptado, a no ser merecedor, a sufrir una vez más, cada vez…, cada vez que intentas ser tú.
En soledad, observa las causas de esas situaciones que no te permiten ser auténtico; esas, ahora existen porque la mente así lo decreta y tú lo aceptas. Por eso, quita de la mente esa falsa versión de ti, y aduéñate de ese espacio vacío para tomar el control de tu vida y ser tú la causa. Primero siendo y luego haciendo lo que más deseas; te ocupas del cambio con actitud y consciencia.
Tú eres, luego haces, luego eres lo que haces.
Si te lo propones, tienes el control de hacer como quieras ser.
Debes decir: _Yo soy el que gobierna mis resultados con pensamientos divinos que me permiten quererme tal cual soy; sin demostraciones, sin prejuicios, ni compromisos.
Todo suceda así.
-Para el que desea.
Estar en soledad, tú contigo, permitirá que te descubras. Dedica más tiempo a tu persona y no tanto a tus deseos.
Lo que deseas ahora no existe mientras tú ahora no seas. Antes de hacer y tener, tienes que ser.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos. Tú tienes la llave.
Alfredo Zerbino

Eres el resultado.

Meditacion-hombre
El ser humano se ha convertido en un extraño para sí mismo.
Ha buscado ayuda y sentido de su existencia en una causa externa.
Al hacer esto, niega su propia divinidad.
Tú no eres el medio que busca encontrar la razón de este resultado,
sino que tú eres este resultado que perdió la razón en medio de la evolución.
Tu evolución va a depender de que encuentres el camino de retorno a través
de tu propio reconocimiento como ser divino que eres.
El mundo material y  el  cuerpo  físico, jamás  son  considerados por el ser humano
como indeseables, perversos  o  esencialmente  malos.
Los vemos como el propósito de nuestra razón de existir
y por lo tanto nos apegamos a ellos.
Este mundo físico  resulta de la involución del espíritu
y cuando reconoces esto,
se transforma en la plataforma del despegue evolutivo espiritual.
Es  absurdo  discutir  por  nuestras  limitaciones,
cuando somos nosotros quienes las hemos creado.
Se  vuelve una situación indeseable permanecer en un estado de ignorancia y de negación
de  nuestra  naturaleza espiritual y el  destino  verdadero,
cuando en lo profundo intuimos nuestro origen divino.
La travesía de regreso a Dios se llama el viaje de la evolución;
despertar de la consciencia espiritual.
Eres el resultado en la búsqueda.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

El Milagro

22j
Aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.
El amor todo lo abarca quedando fuera cualquier situación de temor; es en esto que radica la paz superior. Nada real puede ser amenazado por aquella creación mental de lo irreal.
El milagro es la energía que procede del amor, y está presente en todas partes, sucede de continuo, es la vida misma. Sucede permanentemente frente a nuestro desconocimiento; el milagro no es a voluntad, no es un deseo, no los podemos realizar a nuestro antojo de forma caprichosa cuando cargamos con una carencia.
Solo hay una forma y la oración es el vehículo, son pensamientos, pero son pensamientos que nos conectan con lo espiritual; es a través de la fe que se realizan. “Todo lo que pidas en oración, creyendo que lo tienes, lo tendrás”.
El milagro compara, lo que tú has hecho, con el amor en la creación, aceptando lo que concuerda y rechazando lo que no.
La consciencia espiritual hace que tu fe concuerde con la creación; sin opuestos, ni temores, es la fe que todo lo abarca.
La actitud del escéptico, crea esa barrera que lo condena a ser más escéptico; no es posible transformar la vida en un milagro cuando aceptas las tinieblas como tu realidad.
Es en esto que radica la paz de Dios, en el amor. Aquello que todo abarca no puede tener opuestos.
Ese es el milagro.
Aprende a resolver tus conflictos con amor y comienza a vivir el beneficio del milagro.
Las tinieblas ceden ante la luz.
Estamos sobre el paraíso y no lo podemos ver.
Alfredo Zerbino

Humildad

4b89b2d8ab7d71c70b630cfa71ac7bc5
Un niño vive en el paraíso de su inocencia, hasta que el conocimiento lo obliga a proyectarse, a planificar, a cargar con el pasado.
La humildad e inocencia de los niños es el claro ejemplo que un adulto debe tomar para comprender que el despertar está lejos del conocimiento.
Si quieres saber, agrega conocimiento.
Si quieres ser sabio, quita conocimientos.
Cierra los ojos y deja de crear la ilusión para comenzar a conocer tu energía.
Cuando Jesús nos habla del mundo, no se refiere a las plantas, montañas, ríos, peces, aves y otras especies, cuando él habla del mundo se refiere a la creación hecha por la mente del ser humano, donde el conocimiento lo aleja del espíritu y lo transforma en un cuerpo necesitado.
Cuando habla del Reino, nos señala: la perla, la semilla, la luz, la levadura, el tesoro, la imagen que llevamos y no vemos.
Si quieres ser Maestro, piensa, habla y actúa en todo momento como lo hizo, entonces despertarás en el Reino.
Humildad:
-Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana. Mateo 11:29-30
-¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. Santiago 3:13
-El que recibe en mi nombre a este niño, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió. El que es más insignificante entre todos ustedes, ése es el más importante. Lucas 9:48
La inocencia y humildad ocultan, a los ojos del arrogante, a un ser sabio.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
Alfredo Zerbino

Reflexión

-Reconocer que una sociedad está enferma, es necesario para comprender el camino de tu salud interior. Me sano primero a mí mismo para luego incidir en la sanación a otros.
-Lo peor que le puede pasar a una persona es vivir con el temor a enfermar. Eso ya es enfermedad inconsciente. No temas y serás sano desde tu interior.
-Si no confías en las personas, primero debes confiar en ti; es ahí donde se genera tu carencia. El problema es la relación que tienes contigo; sin las personas, pierde sentido desconfiar.
-Un diamante solo puede ser tallado por otro diamante, pero el corte debe ser llevado por la guía de un tallador.
-La felicidad verdadera está cuando despiertas tu corazón y comprendes que no es necesaria una adquisición externa que la provoque. Autoestima, amor propio, humildad, desapego y mucho corazón, libre del ego mental que necesita el aplauso. Aprende a ser feliz contigo encontrando el propósito sin la necesidad de compararte a otros, sin necesidad del aplauso, la aprobación y modificando el programa donde te han dicho, qué debes hacer para ser feliz. Aprende a Ser antes de hacer.
-Cuando quiero estar solo es porque necesito encontrarme.
Estas sobre el paraíso y no lo ves.
Alfredo Zerbino

Respirar y pensar.

Respirar y pensar. (en resumen)

Nadie posee el don divino en lo material, solo se consigue en lo espiritual, pero comprenderlo es lo difícil. 

Estamos distraídos creyendo crear una mejor vida, que ya fue creada por otros, obteniendo los mismos resultados conocidos.

Las enseñanzas forman individuos que van a hacer lo mismo que otros dejarán de hacer. Como un fusible ocupamos el lugar que otro deja. Cambian las tecnologías pero no el método programado de actuar.

La necesidad de una religión es lo que más conflicto nos ha creado, somos fieles aceptando algo bajo un fanatismo temeroso y nos golpeamos el pecho diciendo, “Yo creo en Dios”, pero ni idea tenemos y nos enojamos con alguien que piense diferente.

El hombre necesita saber porque siente que algo tiene que haber, se siente huérfano de espíritu y no logra hacer propio el mensaje de los Maestros.

A la gente le encanta lo desconocido, lo sobrenatural y el ego siempre dice comprender aquello que no comprende con claridad.

Hoy sabemos lo que nos han contado, pero seguimos esclavos de la necesidad material para la supervivencia.

Las enseñanzas de los Maestros está dirigida a conocerse uno mismo, tu espíritu, no a tu estómago, ni a tu bolsillo; el alimento es espiritual; el espíritu es la energía que sana tu hambre, tu carencia, tu enfermedad.

Si observamos un árbol, nosotros le damos utilidad de acuerdo al beneficio que nos aporta: sombra, leña, madera, ornamento y frutos.

Perdemos de vista el equilibrio espiritual del elemento árbol, cuando le buscamos un beneficio a nuestras necesidades materiales.

Queremos ser espirituales para satisfacer nuestras necesidades materiales; pero eso no sucede así, cuando uno es espiritual no hay necesidad.

Imagina una ola sin el océano, o una hoja sin el árbol, ¿puedes?, no puedes, así como la ola existe gracias al océano y la hoja existe gracias al árbol, el espíritu existe gracias al Padre, somos parte porque estamos en su Mente.

El contenido que la mente hoy tiene nos impide reconocer nuestro origen. La niebla impide ver todo lo que se encuentra dentro de ella.

Estamos tan inmersos, tan impregnados, tan involucrados a esta forma de vivir, que nos es difícil experimentar una forma superior de vida. Vivimos llenos de pecado, de culpa, de juicio, de ambición y egoísmo.

Nuestra mente está limitada a lo terrenal, fuera del paraíso; eso nos impide conectarnos a lo infinito, a esa experiencia superior, al Reino.

Nosotros respiramos sin esfuerzo y sin necesidad de pensar en hacerlo; pero podemos respirar a consciencia y hacerlo mucho más benéfico a nuestro equilibrio; nos hacemos testigos de la respiración.

Sucede igual con la mente, ella piensa sin esfuerzo y sin la necesidad de estar atentos; pero podemos pensar con consciencia y hacerlo más benéfico a nuestro crecimiento; nos hacemos testigos del pensamiento.

Respirar y pensar deben, por sobre todas las cosas, estar bajo el ojo observador de nuestra consciencia. La consciencia es el canal inteligente que une la mente al corazón para despertar tu alma.

La consciencia es la facultad que nos hace diferentes a todas las especies; es dirigir la atención con intención y cuanta más atención prestemos en cada uno de nuestros actos, vamos despertando una nueva consciencia de existencia.

El fanatismo, la bulla y los excesos no son compatibles con la grandeza. Si quieres ser un Maestro, debes hablar y actuar como uno.

Un Maestro no necesita que alguien lo defienda, solo quiere que actúes y transmitas su mensaje, que seas su boca.

¿Qué tan útil va resultando tu vida?, para ser un Maestro, con consciencia habla y actúa como uno.

El espíritu es la energía que sana tu hambre, tu carencia, tu enfermedad.

Respirar y pensar con consciencia despiertan tu mente espiritual.

Alfredo Zerbino

Estás sobre el paraíso y no lo ves.

Conócete a ti mismo

Sí, “Conócete a ti mismo”, es literal, no ha sido dicho de manera simple; ésta frase no tiene un dueño; esta es la frase más importante dicha por los grandes Maestros de la historia. 
Dijo Jesús, “El que sea conocedor de todo pero falla en lo tocante a sí mismo, falla en todo”. 
Aquel que no se conoce a sí mismo, no puede reconocer la realidad en la que vive. 
Si yo no me conozco, no me será posible conocer a quién soy semejante. 
Un estado de consciencia permanente en busca del despertar del inconsciente hace que uno se conozca a sí mismo.
Lo que pidas y ores, va a tener su devolución si tú eres conocido.
No tiene sentido que envíes un mensaje a un lugar que desconoces, porque no recibirás algo de alguien que no reconoce de donde viene el pedido.

Si pido, primero debo saber a quién y por qué le pido y cuando sé, es cuando reconozco que la respuesta del pedido siempre estuvo en mí.

Todo lo que pidas en oración, cree que lo tienes y lo tendrás; siempre estuvo ahí; nadie te enviará nada, todo ya lo tienes, tu fe hace que se manifieste.

Cuando uno pide algo es porque siente su debilidad, pero no la hay, lo que existe es un desconocimiento de su fortaleza.
La carencia y la abundancia solo existe en la mente; en la esencia tienes el equilibrio porque no hay necesidad de pensar en ninguna; tan solo debes conocerte a ti mismo para descubrir que tú creas tu realidad.

Si te pregunto: 
_¿Quién es el que sufre la carencia?, dirás _“Yo”. 
_¿Quién es el que observa al que sufre la carencia?, dirás _“Yo soy”. 
Hay dos Yoes, uno es el Yo ego mental de apegos y necesidades, el que sufre y el otro yo, es el Yo consciente que ve y cuando ve, corrige.
Sí, “Conócete a ti mismo”, es literal, no ha sido dicho de manera simple.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

Cuando Oras te comunicas con la Consciencia ∞ Cuando Meditas la Consciencia se comunica contigo

67559389_1029353260605360_6071671811815243776_nVivimos buscando lo que llevamos puesto. No tenemos consciencia de quienes somos. Llevamos como prenda una amnesia del origen de nuestra existencia. Suponemos saber lo que otros suponían y que antes otros supusieron. Nos culpamos unos a otros de los resultados.
No nos hacemos cargo de que todo esto que vivimos es la historia de nuestra propia creación mental. Aún ignoramos donde está nuestra Luz.
Necesitamos más de lo que damos, y creemos que nada tenemos. Dibujamos nuestros temores sobre la pizarra de la ignorancia, y no vemos que tenemos incorporada la abundancia en la consciencia.
Consciencia divina y eterna que aguarda ser descubierta por aquel que en el error hoy busca por fuera lo que por dentro lleva.
Solo con ella comenzamos a descubrir el perfecto origen de nuestra existencia, registro divino, pantalla interna de consciencia donde vemos dibujada la imagen del creador.
Luz divina que ilumina al que ignora y comienza a ver la abundancia de su ser.
Todo está dado, no temas soltar lo que crees tener, porque de verdad no tienes nada, eso solo hace que tu carne se sienta un poco segura.
Dejar morir la mente que se identifica con la memoria de temor, para la resurrección del alma que está esperando en nuestro corazón; esa consciencia de su existencia, es la que nos libera de temores y nos eleva a una dimensión donde todo es amor.
No temas soltar de a poco tus memorias, y así tu consciencia comenzará a despertar.
Conócete a ti mismo:
Cuando Oras te comunicas con la Consciencia ∞ Cuando Meditas la Consciencia se comunica contigo.
Hay un Universo dentro y fuera de ti que debes conocer.
Universo y Consciencia es la Luz, es Dios.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
Alfredo Zerbino

El ayuno.

45184347_10156675830335890_8545331223487053824_nSi hacéis ayuno, os engendrareis pecados…, no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.
El ayuno, no es dejar de comer algo, no hay beneficio si nos privamos de un alimento, sería todo tan fácil…, no comer carne para cumplir con una tradición que pocos comprenden. Me pregunto, ¿cuál es el sacrificio y que beneficio recibimos por ese simple acto si no hacemos todo lo demás?
Cuando se nos pide ayuno, realmente es para que nos abstengamos de pensamientos, palabras y acciones negativas en reconocimiento de Cristo en nosotros, y no solo la abstinencia de no comer carne, y lo más tonto es que muchos están esperando que pase la media noche para comer un buen churrasco.
El verdadero ayuno es la buena acción con humildad, sentimiento amoroso y consciente. De nada le sirve al fanfarrón, arrogante e hipócrita hacer el ayuno de carne si sigue comportándose como tal, y tampoco si hace lo otro y no actúa en consecuencia.
Seamos coherentes e intentemos comprender un poco más en profundidad los mensajes y nuestras obligaciones; ellas no son tan difíciles de llevar a cabo cuando tenemos consciencia de qué es lo que debemos hacer.
Ya nos lo han dicho; solo un poco de sentido común para comprender el proceso que nos lleva a un despertar espiritual.
Nada va a suceder si comes carne; a quién le importa lo que hagas, más que a ti mismo; y a nadie le importa si no comes carne, más que a ti mismo; nada te va a suceder. Lo verdaderamente importante es quién eres tú y si actúas en consecuencia a tus convicciones, con una consciencia limpia y humilde.
Disfrutar de las pascuas como el regalo que nos dejó Jesús para que seamos como él. Lo tomas o dejas.
No te daña lo que entra en tu boca, sino lo que de ella sale.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: