No mendigues

Cuanto más pidas ayuda, menos vas a desarrollar tu poder creativo y más dependiente te vas a hacer.

Si tienes un problema, acéptalo tal cual es, acepta que te pertenece, y cuando lo aceptes, tendrás el control sobre sus efectos y verás sus soluciones.

De pareja, de salud, de tristeza o de dinero, da igual. En cuanto comienzas a tener claridad las ofertas de ayuda vienen solas, pero el primer paso debes darlo tú.

Tus preocupaciones se resuelven ocupándote. Entonces aceptas y te ocupas, y no estés mendigando ayuda, eso te hace débil. El mendigo nunca saldrá de su estado de limosnero.

Alfredo Zerbino

Estamos sobre el paraíso y no nos damos cuenta.

1617603_866180890109065_3441230962651150809_o

A %d blogueros les gusta esto: