De “La ley y mi Secreto” 1. -No participes.

Algo que recomiendo es: ¡No Participes! ¿De qué? De tus pensamientos negativos, de tus sentimientos dolorosos, de los reclamos ajenos, de las discusiones apasionadas, de los discursos repetidos, de las quejas; en definitiva, de todo aquello que te condiciona o provoca emociones que alteran negativamente tu equilibrio físico-mental-espiritual.
No es fácil tomar consciencia de cuándo estamos frente a estas situaciones, pero si logramos prestar atención a nuestros pensamientos, veremos que están llenos de molestias y si prestamos atención a nuestro entorno veremos lo mismo.
La consciencia de estas situaciones y la constancia de observar sin participar, te transforma en un espectador de los hechos y de esa forma logras tener decisiones inteligentes.
Al participar de cualquier situación te involucras en situaciones no deseadas.
Debes observar sin emitir juicios, ya que el emitir juicios te hace participar e involucrarte emocionalmente.
Participar te emociona, te condiciona y no te permite tener claridad.

Alfredo Zerbino

Estar atento al reclamo, juicio o manipulación que te puede hacer una persona, debes comprender que el problema no lo tienes tú. Si tienes razón no te hagas cargo…, si no, pide disculpas.
Cuando repites un pensamiento molesto, con seguridad el problema no te pertenece.
No te hagas cargo.
Solo debes observar y sentir paz.
No te hagas cargo. No participes.

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

11012023_909993009061186_4702585501884572094_n

A %d blogueros les gusta esto: