LA ZONA DE CONFORT. ¿DE CONFORT O CONOCIDA?

¿Por qué en determinadas situaciones continuamos defendiendo esas actitudes negativas, a pesar de toda la evidencia en contra?

¿Por qué tenemos esa alta resistencia al cambio?

En muchos casos preferimos lo conocido a lo desconocido, ya que lo nuevo desconocido suele generar temor y estrés, por más que veamos un beneficio.

Estas situaciones pueden ser por una relación de pareja, un trabajo, una profesión, un camino a seguir, un nuevo proyecto, un viaje, dinero, etc.

Preferimos eso que conocemos y estamos acostumbrados. Sentimos temor de quedarnos vacíos, de perdernos en el cambio si abandonamos esa relación de dependencia.

No queremos cambiar lo que creemos que tenemos, por lo que deseamos tener, porque no tenemos el valor para dar un paso fuera de lo que estamos acostumbrados.

Aceptar las razones por las que deberías hacer cambios en tu vida, es una buena señal. Sales de la zona segura y apuestas a creer en ti.

Cuando quieras un cambio, para que se produzca, debes cambiar.

Tú eres el aire que respiras.

Sufrir te hace sentir seguro, porque es algo que conoces, pero no hay razón para sufrir.

Lo mismo te ocurre con la felicidad, pero con una razón, es una elección.

Tal vez no puedas escapar del destino de ser tu Juez, pero puedes elegir entre sufrir o ser feliz.

Entonces:

Llena tus pulmones de aire lo más que puedas hasta que tu cuerpo sienta la necesidad imperiosa de expulsarlo.

Luego de expulsarlo, aguantas de respirar, hasta que tu cuerpo siente la necesidad indescriptible de llenar los pulmones de aire.

Respirar te proporciona un gran placer. Es una elección entre morir o vivir.

Es lo único que necesitas para disfrutar de la vida, sentir el placer de estar vivo.

Respirar de una forma consciente, es el primer paso de la meditación.

Comienzas a hacer algo hoy, para sentirte mejor mañana.

Alfredo Zerbino

Deja de creer lo que otros creen correcto, y comienza a creer en ti. Busca dentro tu verdad.

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos. Cuando lo encontremos en el interior lo veremos en el exterior.

12191645_1039569966092418_6523574758266803322_n

 

A %d blogueros les gusta esto: