Un deseo

Imagina que acabas de ver el informativo, o de leer las noticias del diario.
En ese instante desciende un ángel y te dice: “Dios Padre me ha enviado a concederte un deseo, pide lo que tú deseas….”
¿Tú, qué pedirías?
La mayoría de las personas responden, “Paz” o “Felicidad”.
¿Por qué?
Porque estamos tan saturados de pensamiento, y con una vida de vértigo planificando, y sufriendo el futuro a venir, que lo que más deseamos es “Paz”. ¡Paren el mundo que me quiero bajar!
¿Qué es eso?
“Paren el mundo que me quiero bajar”.
Todos sabemos que si desaceleramos la velocidad en la que vivimos, vamos a conseguir un poco de Paz.
Un pensamiento es energía, nuestro cerebro emite energía permanentemente. Tenemos a diario setenta mil pensamientos de promedio. Con esa descarga es imposible tener Paz. Por supuesto que no son los mejores, ya que éstos siempre están vinculados a algún problema, a las noticias, a las necesidades, a las carencias, a las enfermedades, a conflictos sociales,…, toda una descarga permanente de energías de baja frecuencia.

Es agotador,…, pero como estamos acostumbrados que así sea, es normal, es lo que hemos hecho toda la vida, no reconocemos, o no creemos en otra posibilidad, o esa posibilidad la vemos como algo peligroso que nos va a sacar de la zona de confort, de lo que hemos logrado, de estar informados, tener la panza plana, las necesidades casi cubiertas, esa molestia física que casi la tenemos controlada con esa pastilla que nos medicaron, esa cuenta que casi terminamos de pagar, ese viaje que seguimos planeando, el auto nuevo que vamos pagando, o que ya pagamos, o que le vamos a comprar al nene, el casamiento, la casa, el perro y los niños,…, todo eso es normal que así sea porque lo hace todo el mundo. Pero no lo es, lo normal es tener Paz, porque cuando hay Paz interior, el miedo disminuye, las necesidades, la competencia, las obligaciones y los compromisos se serenan.
¿Cómo?
Disminuyendo los pensamientos negativos para tener respuestas, certezas, fe, claridad, Paz. Vamos a transmutar lo que creemos que es normal, por lo que nos dé Felicidad y Paz.

Si un ángel te concede un deseo. Tú ¿qué le pedirías para ti?
Nadie va a lograr la Paz en el mundo, debes comenzar por ti.

Una historia cuenta que un hombre estuvo durante años inventando una fórmula para lograr la Paz en el mundo. Su hijo lo observó mucho tiempo, hasta que un día le pregunta.
-¿Papá, qué haces?
-Busco una fórmula para lograr la Paz en el mundo.
-¿Y por qué no lo has logrado aún?
El padre le dice
-Anda y trae un mapa del mundo.
El niño corre y trae una hoja de revista con el mapa.
El padre toma la hoja y la rompe en muchos pedacitos y le dice
-Toma estos pedacitos y reconstruye el mapa.
El niño se va y vuelve al instante con el mapa armado.
-¿Cómo lo has hecho tan rápido?
-Es que del otro lado de la hoja había una foto de un hombre, y como yo conozco su forma, primero reparé al hombre para que el mundo se repare.

Si Dios Padre te concede un deseo, tú ¿qué le pedirías?
Los pensamientos molestos de esta vida “normal” se controlan con la MEDITACIÓN, y de esa forma la Paz Interior del que la practica.
La MEDITACIÓN debe ser una materia obligatoria y primordial en las escuelas del mundo.

Alfredo Zerbino

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos. Descubre en tu interior al Reino y verás en el exterior el paraíso.
Paz,…

20151222_123440

A %d blogueros les gusta esto: