Dos lobos

 

Cuenta la historia, de un anciano que enseña su sabiduría a su nieto.

Él le dice

-Presta atención a esto, en el interior de un hombre viven dos lobos, uno bueno, y uno malo.

Su nieto pregunta

-Abuelo, ¿Cuál gana?

-El que tú alimentes.

Cuando leemos estas historias nos llenamos de admiración por el que escribe, por lo claro de su pensamiento. Luego seguimos  con nuestra vida sin un objetivo claro.

Solo un momento necesitamos para hacer nuestro el consejo.

El bien, es la conciencia, es la que comprende el mensaje, es limpia, pura e impecable.

El mal, está en la mente, son los miedos que se manifiestan de diferentes formas, como la envidia, egoísmo, odio, robar y los vicios que no podemos controlar. Es el miedo a no tener y a perder lo que nos lleva a que  todo nos suceda.

Está en nuestro ego temeroso y lo alimentamos con excusas, justificaciones y argumentos.

¿Qué nos dice la reflexión? No alimentes el mal y el bien sólo se fortalecerá.

El mal siempre está presente, y al aceptar su presencia, es cuando el mensaje deja de ser una linda historia.

No sigas recibiendo lo que le estás dando a tu lobo malo. Presta atención, todo vuelve siempre, siempre, observa tu realidad actual y cuál fue la causa de ella. Cuando haces el mal, el más perjudicado eres tú.

Jesús dijo: No mintáis ni hagáis lo que aborrecéis, pues ante el cielo todo está patente, ya que nada hay oculto que no termine por quedar manifiesto y nada escondido que pueda mantenerse sin ser revelado.

Ser consciente, tu esencia hace que tu mente respete tu cuerpo. Eso fortalece al bien.

Alfredo Zerbino

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

buganvillas

A %d blogueros les gusta esto: