¿Cómo se sigue?

– Vivimos rodeados de algunas personas que usan la ofensa verbal para indignar, y recuerdan tus dificultades y errores a gritos, o bajo el sarcasmo, para imponer su personalidad. Esto ocurre en muchos ámbitos, pero el más doloroso es el familiar. ¿Cómo se sigue?
-Los que atacan alimentan su ego con los errores o dificultades de otros. No hay que dar relevancia a esas actitudes. Siempre te vas a cruzar con alguien a quien le gusta corregir y dar su opinión con aire de superado, sin darse cuenta esa persona que todo eso está en su subconsciente por ya haberlo sufrido.
 
Se sigue con un compromiso, con una intención al cambio, con la aceptación de saber cómo es el otro y no esperar que cambie, y con el control de nuestras respuestas.
Eso crea el hábito benéfico a no reaccionar, a ser consciente de uno mismo.
La consciencia da libertad, la reacción te condena a sufrir.
 
La vida trae seres a tu vida, pero eres tú el que decide quién se queda.
 
Debes comprender que:
Cuando te lastiman te hacen más fuerte; cuando te critican te hacen importante; cando te envidian te hacen valioso; y el que te desea lo peor, tienen que soportar cuando te ocurra lo mejor.
 
En muchos casos decir una verdad duele un momento, pero si guardas una mentira te lleva la muerte.
 
Es bueno elegir con quién estar, y si tú eres tu elegido, aprovecha a conocerte. Debes conocerte a ti mismo para comprender, ya que el conocimiento sale de tu interior.
Esperar que te vengan a enseñar algo que está en ti, es como dejar que otro viva tu vida.
 
Jesús dijo: “Yo soy la puerta abierta que ningún hombre ha de cerrar”; “Cuando te conozcas, serás conocido, entonces caerás en la cuenta que eres hijo del Padre”; “Si no te conoces a ti mismo reinarás en las tinieblas”.
Cuando tú estés frente a la puerta abierta es cuando te has conocido.
Así se sale… de las tinieblas.
 
Alfredo Zerbino
Estás sobre el paraíso y no lo ves.
Conócete a ti mismo1710
A %d blogueros les gusta esto: