Sentirse bien

¿Crees poder saber todo con tu mente?, tu mente sabe y cree en lo que ve y descubre, en lo que no ve, sólo sospecha. Sabes de lo que ves, tocas, hueles, gustas, oyes, piensas y te enseñan, pero tú no eres tu mente.

Si te miras al espejo, ves tu imagen. Si cierras los ojos, ¿dejas de creer? No, la mente sigue creyendo en ella. La imagen realmente no existe, solo es un reflejo que la mente guarda como real. Tú existes, el reflejo no. No eres tu mente.

Te enseñaron cosas para que las aceptes,  pero no todo es con la mente. Puedes aceptar el valor de los números, el nombre de los colores, la historia de tu país, el cambio de las estaciones, el sabor de la sal y el dulce, los sonidos de tu entorno; pero hay una cosa que no se enseña, es la esencia del Alma que despierta con tu consciencia.

El aire no se ve, pero crees en él porque te enseñaron de su existencia, y lo aceptas porque lo respiras.

Pregunta a un perro por el aire,… -¿Aire?, ¿qué aire?, dirá.

Pregunta a un pez por el agua,… -¿Agua?, ¿qué agua?, dirá.

Ambos están inmersos en algo que les permite vivir y ni idea tienen de su existencia.

Pregunta a un hombre por su Alma,… ¿Alma?, ¿qué Alma?, dirá.

Un cuerpo deja de vivir porque la energía que le daba vida dejó el cuerpo.

Entonces dejó de vivir pero no de existir, porque el cuerpo está ahí, y la energía también.

Sin la consciencia de tu esencia eres como el perro y el pez; estás tan ocupada-o pensando con tu “poderosa” mente, que no tienes tiempo para comprender que es lo qué te da la vida.

Piensas que estar vivo es lo correcto, y que la muerte es el fin.

Dijeron los discípulos a Jesús: «Dinos cómo va a ser nuestro fin». Respondió Jesús: « ¿Es que habéis descubierto ya el principio para que preguntéis por el fin? Sabed que donde está el principio, allí estará también el fin. Dichoso aquel que se encuentra en el principio: él conocerá el fin y no gustará la muerte». Se encuentra en el principio quién haya reconocido en su interior la energía del Alma, y vivirá.

¿Por qué es eterna?

La vida no es corta, la vida es suficiente cuando despiertas con consciencia tu esencia; entonces sabrás que es eterna. La mente es poderosa cuando tiene consciencia de la esencia.

Para sentirse bien:

Debes ser honesto contigo, confiar en ti, amar, agradecer, dar, respirar, meditar, sentir merecer y hacer el bien sin esperar una recompensa.

Deja de ser tu mente, un pez,… y entiende que eres un Alma con un cuerpo inmersa en el Reino. Es una oportunidad más.

El Reino está en tu interior y fuera de ti; es la emoción que despierta tu consciencia. Si buscas a Dios, él está en ti igual que tú.

El universo es consciencia, tú eres consciencia, Dios es la consciencia.

Alfredo Zerbino

Estás sobre el paraíso y no lo ves.Green-Flash-Sunset-Dwtin-Fla-10-0512

A %d blogueros les gusta esto: