Sembrando la semilla

Las acciones y sucesos externos son la manifestación física de las acciones y sucesos internos.

El éxito requiere un pensamiento positivo, libre de defectos y debilidades, con convencimiento, y sobre todo con felicidad. Sin felicidad no hay éxito.

Si no quieres fracasar, el fracaso no puede existir en tu mente, ni para compararlo un segundo con el éxito. Solo debes concentrarte en lo que aporta situaciones de felicidad a tu vida.

Si programas tu verdad interior repitiendo frases positivas te enfocas a que cambie tu verdad exterior.

Frases como:

“Me siento sano y saludable, estoy lleno de energía, vivo mi mejor momento, me siento pleno de amor, la abundancia del universo está en mí, soy un agradecido a Dios, me merezco lo mejor,  estoy abierto al amor, tengo buenos amigos, soy bueno en lo que hago, me siento querido, amo y disfruto a mi familia, las oportunidades me llegan permanentemente, todos los días disfruto la naturaleza, soy exitoso en mis actividades, soy un ser divino, soy feliz, soy agradecido”.

Son frases sencillas pero con un objetivo: ser las semillas.

Según cómo te hablas a ti mismo moldeas tus emociones, que van a cambiar tus percepciones de la vida.

Debes acostumbrarte a sentirte bien por dentro, para expresarte de igual manera por fuera. Al principio puede que sientas que te estás engañando, pero finalmente transformas tu interior.

“Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”. Santiago Ramón y Cajal.

Una gota tras otra llena el vaso.

El espacio lleno de aire, lo llenas de agua.

Tu mente llena de dudas, la llenas de certezas.

Elije las tuyas.

Alfredo Zerbino

Estás sobre el paraíso y no lo estás viendo.20151213_145401

A %d blogueros les gusta esto: