Siendo niño la vi

Una tarde vi la luna, ¿o ella me miraba a mí?
Solo, siendo un niño, la luna y yo, yo y la luna.
Vestida con su luz blanca,
blanca y misteriosa se movía lentamente.

Una tarde vi la luna, ¿o ella me miraba a mí?
La observaba y  observado me sentía.
Lenta descendía hasta casi tocar el suelo,
se detuvo un instante y suspendida quedó.

La observaba y observado me sentía.
De pronto rayó veloz el cielo,
y sin comprender lo que sucedía
en la clara noche desapareció.

Yo vi a la luna, y ella me vio a mí.
Esa tarde luna no había,
sin embargo siendo niño la vi.

Alfredo Zerbino
Les comparto una experiencia con un ser de luz.
Espero el año que comienza esté lleno de Buenas Lunas para todos ustedes.
Estás sobre el paraíso.13432277_1169032616479485_2548339824079053543_n

A %d blogueros les gusta esto: