Hoy pienso.

Profundizar en lo desconocido e invisible a los ojos, para llevar al común de las personas a pensar un poquito más a comprender ¿qué sentido tiene todo esto?, y pensar si no hay un propósito más profundo frente a la imponente presencia nuestra en esta vida.
Nos han acostumbrado a sentirnos insignificantes, cuando en realidad somos el resultado de la consciencia divina en este mundo.
Despertar no es espontaneo, es un proceso que lleva una actitud, una intención en la fe de sentirse especial.
Cuando te hacen sentir insignificante, es cuando uno lucha por ser alguien; ahí está el gran error, luchar por ser alguien cuando todo ya nos ha sido dado.

-Todos los caminos terminan dentro de ti porque es ahí donde comienzan.
-Los cambios que anhelas en tu vida los generas en tu interior.
-Tu primer paso para crearte un lugar en la luz, es liberando el ruido en el que vives hoy.
-La vida es aprender a liberar lo que no hace falta y cuando descubres que nada te falta comienzas a vivir.
– Soltar no es lo difícil, sino comprender por qué soltar.
– La paz interior comienza cuando te liberas del pasado soltando las emociones que lo unen a tu presente.
– Conócete a ti mismo y serás conocido, y cuando sepas quién eres sabrás a qué has venido.
– El dolor es un proceso, una condena es mantenerlo.
– Las certezas de tu alma florecerán en la medida que despiertas con consciencia la razón de estar vivo.

-Tu consciencia es la inteligencia divina que canaliza la unión de tu mente con el alma, así es como despiertas.
Feliz día de resurrección.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso.20150927_104351(0)

A %d blogueros les gusta esto: