Él no está oculto, tú eres el que lo oculta

Cuando con consciencia detienes el tiempo y te observas, comienzas a ver.

2. Ahora, si buscas a Dios, el Padre, la Energía Divina o como desees llamarlo, no está en el pasado, tampoco está en el futuro, Él es siempre presente; Él existe en el aquí y el ahora. Mientras tengas historias a resolver, tú no estás consciente.

Ya te han indicado el camino pero no lo puedes ver, porque el camino está acá y tú estás allá, en el pasado, en el futuro.

Todos sus mensajes son presentes y personales.
Jesús no dice: “El día que ames a tu hermano…, o, cuando dejes de juzgar…”, no, él dice: “ama a tu hermano; no juzgues; perdona; libérate de culpas” hoy, ahora; mañana no; mañana ya no estarás para hacerlo.
¿Cómo vas a conectarte hoy si tú no estás aquí?

3. Si lo sientes en ti, es porque ya estás aquí; pero si aún tienes dolor, tienes culpas, tienes algo a resolver, no estás. Entiende esto: Si amas el árbol (Dios) es porque aprendiste a amar el fruto (tu prójimo, la creación).
Si no amas el fruto, no es coherente amar el árbol.
El creador y la creación es lo mismo.

4. Sentirás la energía divina en ti, cuando silencies y pongas en orden a la mente, entonces te liberas del tiempo. El tiempo no es real, lo que es real es…

Alfredo Zerbino

Estamos sobre el paraíso y solo lo veremos desde el corazón.11073500_877982615595559_8733557747593525359_o

A %d blogueros les gusta esto: