¿Tú crees en la reencarnación?

La palabra “reencarnación” suena un poco tenebrosa para la mente, además que nos resulte improbable que suceda algo tan fantástico.
La mayoría cree saber del cielo y del espíritu, pero de la reencarnación…

Sin embargo hablamos de quién habremos sido en vidas anteriores, como un juego para algunos, y sin dudarlo para otros. Si venimos de otra vida, hoy somos mejores, por eso no es tan importante saber quién fuimos,  sino, qué fuimos y qué aprendimos, para saber qué debemos mejorar ahora.

Si piensas y razonas, no es posible que creas en la reencarnación, porque tu mente está limitada a lo aprendido en esta vida. Ya es raro que, con las enseñanzas recibidas, aceptes que posees un espíritu.

El espíritu es la conexión con el Universo, el Padre o Dios.
Muchos creen en esa energía espiritual, más porque está escrito, que porque la sientan.
Por eso, si solo crees que tienes un espíritu, la palabra reencarnación pasa a ser algo muy loco. Creer no es sentir.
Como creemos por lo que nos han contado y no por lo que sentimos, tememos cuando nos llega el momento de partir, porque la mente ni idea tiene a dónde vamos.

¿Al cielo?, ¿qué es el cielo?

La mente sola no va a ningún lado, necesita del alma; sin su consciencia solo estarás informado de lo que te cuenten. El alma necesita de la mente consciente, consciencia espiritual, por eso regresas vida tras vida, para lograr que tu cuerpo llegue al espíritu.

Dijo Jesús. «El que la carne haya llegado a ser gracias al espíritu es un prodigio; pero el que el espíritu haya llegado a ser gracias al cuerpo, es prodigio de prodigios. Y yo me maravillo cómo esta gran riqueza ha venido a alojarse en esta pobreza».

La iluminación es eso, tener consciencia de nuestra esencia, ¿qué es difícil?, sí que lo es, es un crecimiento en el conocimiento de cómo debemos actuar minuto a minuto; es una purificación de la mente, del comportamiento pasado y presente, liberando todo aquello que no es necesario, todo aquello que hace pesada la existencia y domina nuestros pensamientos. Es el despertar del espíritu gracias al cuerpo.

Dijo Jesús: «El que busca no debe dejar de buscar hasta tanto que encuentre. Y cuando encuentre se estremecerá, y tras su estremecimiento se llenará de admiración y reinará sobre el universo».
Cuando descubras la verdad serás libre. El camino es incierto al comienzo, pero a medida que hacemos lo correcto y avanzamos, vamos viendo luz donde antes había sombra.

Cuando hables del reino de los cielos, no mires hacia arriba, hacia afuera, porque ahí no hay más de lo que ya tienes dentro.

El reino está dentro de ti y fuera de ti.

Dios está en ti igual que tú.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso, está dentro nuestro y fuera de nosotros.17362689_1434533909929353_4876217855664801250_n

A %d blogueros les gusta esto: