Sanar tu energía

-Sanar tu energía en ocho pasos.

Uno debe ser un poco egoísta para ocuparse solo de sí mismo hasta lograr la estabilidad buscada y ser feliz.

Sí, egoísta, en este caso un instinto de supervivencia en lo emocional, en la estabilidad y el equilibrio para no generar infelicidad con asuntos, cosas y personas que nos esclaviza la mente. Estos son apegos a situaciones que no nos deja pensar por estar atrapados en un círculo involutivo, denso.

La consciencia de vivir atrapado en un pensamiento, es el inicio para comenzar a liberar.

Estos ocho pasos son útiles para recuperar el control de tu mente.

Luego de estos, te invito a que hagas una sencilla meditación: en tu lugar, con música suave y tras tres respiraciones profundas, vas a respirar consciente, sí, solo respirar y contar mentalmente cincuenta y siete inhalaciones.

Si la mente vuelve a pensar, solo regresa al número que corresponde y sigue contando tu respiración. Parece mucho, pero son solo tres o cuatro minutos, ese es el tiempo que va a marcar la diferencia entre estar mal o estar bien el resto del día.

Ocho pasos.

1-YO ACEPTO. Si niegas, te resistes o rechazas eso que te duele o atemoriza, te debilitas; la resistencia agota. Solo tú guardas esa energía, entonces acepta que tú tienes un problema a resolver; hazte cargo para recuperar el control de tus pensamientos.

Al aceptar te adueñas de la situación y siendo consciente observas que algo puedes hacer.

2-YO ASUMO. Eres el portador del problema, no busques culpables. Al asumir que te pertenece tienes el sartén por el mango, tomas el control.

3-YO APROVECHO. Aprovecha el conocimiento para tomar acción inmediata, ya, ahora; no resignes más tiempo.

4-YO ME COMPROMETO. Te comprometes a ser tú el que va a cambiar. Has lo que haga falta hacer, no dejes nada oculto en la mente, no te engañes. Los cambios simples hace la diferencia y los buenos resultados crean el buen hábito.

5-YO ME OCUPO. Deja de preocuparte y comienza a ocuparte de aquello en lo que puedas incidir. Aquello que no te corresponde, no es tu problema.

Ocuparse da poder sobre la calidad de tus pensamientos; te da actitud, energía y claridad.

6-YO AGRADEZCO. Agradece todos los logros pasados y presentes mientras avanzas. No olvides de todo lo que te da alegría y fortaleza. El agradecido siempre atrae situaciones para agradecer, él es consciente de eso. Agradecer es poderoso y te mantiene atento.

7-YO CONFÍO. Confía en el resultado. Tú eres la presencia que dirige. Los pensamientos no existen sin ti, tú los creas; si comprendes eso, entonces tomas el control para dirigir el resultado. Confía en el camino tomado.

Y por último.

8-YO SOY IMPORTANTE. Visualiza todo lo positivo y ponte en acción para vencer tu dificultad. Apuesta a ser y todo estará a tu favor. El ser humano tiene amnesia de su origen divino; recupera tu memoria siendo consciente de tu consciencia. No eres una mente en un cuerpo, eres la consciencia de eso que crees que eres.

Cuida tu cuerpo, es el templo de todas tus emociones y sentimientos, es el medio por el que vas a despertar, no lo trasciendas, por algo lo tienes, solo con él vas a conocerte a ti mismo.

Acepta, asume, aprovecha, comprométete, ocúpate, agradece, confía y sé, son los 8 pasos para generar un hábito al cambio (no olvides meditar).

Si logras cambiar a lo que siempre has querido, conseguirás que siempre lo puedas volver a hacer.

Involucrarse en asuntos endémicos que no tienen solución o de cosas que no nos corresponde aún por no estar preparados, eso es ego, frustra, indigna y nos hace débiles; nos distrae de aprender a SER. Hay que fortalecer la autoestima para luego ocuparse de aquello en donde podemos incidir para encontrar una solución.

La práctica constante y consciente de todos estos pasos te hará una persona “magnética” que atraerá cuanta cosa quiera.

Uno debe ser un poco egoísta y ocuparse solo de sí mismo hasta lograr la estabilidad buscada y ser feliz.

Alfredo Zerbino

Estás sobre el paraíso y no lo puedes ver.20150709_181056

A %d blogueros les gusta esto: