“El que capta la verdad de la naturaleza mental del universo está bien avanzado en el sendero de la Maestría.” Hermes Trismegisto

Estamos sumergidos en la esencia mental del universo formadora de todas las cosas. La consciencia creadora está en resonancia con todo lo que es, porque todo es parte de Ella, y Ella es Todo.

Somos su consciencia porque de ella estamos formados, lo que nos hace eternos con el universo.

Estamos sumergidos por estar dentro y fuera de ella.

Hoy somos una forma sutil y efímera con ciertos privilegios ocultos a ser revelados; así seguirá sucediendo hasta que logremos comprenderlo.

Al igual que un pez no tiene consciencia del agua donde está sumergido,-Él diría: _“Agua… ¿Qué agua?_, porque es tan parte de él que ignora su existencia,… al igual que el pez, el ser humano no siente estar en la consciencia del Universo como parte de él y ser parte del Universo por estar sumergido en su esencia. Cuando algo siempre fue, no se lo piensa.

Sea el Universo, Dios, el Padre, el Tao, la Consciencia Divina, Jehová, Alá y probablemente haya tantas definiciones de la palabra “dios” como personas en la tierra dado por la educación, conocimiento y etapa de crecimiento de cada uno, que tan solo se reduce en reconocer ser parte de Él. Una gota de agua es tan oceánica como el ser humano tan Universo.

No hay azar, ni casualidad, ni accidente, ni caso fortuito el haber llegado a ser todo lo que somos; y no hay mente humana capaz de comprender lineal-mente el resultado de tal perfección.

Para la mayoría lo normal es estar parados sobre la tierra respirando el aire, sin que haya nada que los conmueva a estremecerse por encontrar, porque no hay consciencia aún de la razón de su presencia.

El ser humano se ha convertido en un extraño para sí mismo; está en la búsqueda de encontrar por fuera la causa de su resultado, sin comprender que él es el resultado de la involución en el cuerpo; para luego, al comprender, despertar en la evolución que lo llevará de regreso a su origen divino donde pertenece.

Nuestra “educada mente” nos está limitando a sufrir, a luchar, a competir y a querer poseer algo que ya es nuestro y no comprendemos.

“El conflicto del ser humano se expresa en función del olvido, la amnesia y la ignorancia de sus orígenes y de su destino”. Ramtha

Para ser Uno con el Universo, con Dios, el Padre, el Tao,…, debemos estar en armonía interior, tener resonancia con la vibración de la creación y estar en sintonía con la mente del universo, con la Divinidad.

Todo esto es muy loco y nos parece muy lejano y ajeno a lograr, pero por algo uno debe comenzar; miles son los Maestros y uno el mensaje que los identifica, “Conócete a ti mismo”, todo está en tu interior.

Y la única religión que existe no se llama odio, venganza, competencia, revancha, ira, juicio, queja, comparación, necesidad y apego, la única religión se llama Amor. Todo lo que gira en torno a esa energía es religión, todo lo demás son solo palabras escritas por el hombre que lo destruyen.

Por eso: “El que capta la verdad de la naturaleza mental del universo está bien avanzado en el sendero de la Maestría.” H. Trismegisto.

Si quieres conocer a Dios, conócete a ti mismo, de Él has venido.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.11999037_1018016368247778_9016915183090229218_n

A %d blogueros les gusta esto: