Todo es ilusión; deja de crearla.

Nombres, etiquetas, conceptos, preconceptos, juicios y prejuicios, un sinfín de distintos sentimientos creados frente a una misma cosa, situación, lugar o persona según el observador.
¿Por qué se habla de ilusión?, porque nada existe hasta que tú le das existencia, ¿cómo?, observando con una mente limitada a un estímulo adquirido en tu experiencia.

Imaginemos una Colina, e investiguemos que observa cada espectador según su condicionamiento.
Un artista ya imagina su lienzo mezclando los tonos de verdes, cielo azul y nubes de algodón; un niño o un aventurero sienten el deseo de escalar y correr por diferentes senderos entre la vegetación; un romántico se imagina construyendo una vivienda para tener una vista genial y ver cuando el sol se oculta; un temeroso no soporta la idea de los insectos, arañas y serpientes deseando estar en la seguridad de sus cuatro paredes; otro piensa en el dinero que haría con la madera de los árboles; otro proteger la naturaleza y su fauna contra intrusos; otro pasar una noche y disfrutar de las estrellas; otro salir de cacería;… etc. Son infinitas las etiquetas, nombres, juicios, prejuicios y sentimientos que despierta en una población la misma cosa, lugar, situación o persona. No hay consenso, no hay una unidad en el sentimiento colectivo.

Nosotros somos los creadores de esa ilusión de acuerdo a una vida hecha de alegrías, euforias, temores, dudas, necesidades, ansiedades y deseos que transforman en realidades todo aquello que percibimos instintivamente a estímulos que guardamos en una mente que no existía hasta que la cargamos de una existencia de acuerdo a los que nos toco vivir.
Nosotros cargamos con una mente aterradora, dominante y sumisa por toda enseñanza dada por quienes creen saber lo que hay que saber.

Cuando Jesús nos dice: “Reconoce lo que tienes frente a tus ojos y lo que está oculto te será revelado”, nos está diciendo que detrás de lo que hemos creado como una realidad, se encuentra la Realidad.
Cuando no hay mente, hay consciencia; cuando silencias la mente, la consciencia te muestra la Realidad como lo que es y no como lo que tú deseas que sea.
Si observamos la Colina desde nuestra consciencia, comenzaremos a trascender todo juicio, prejuicio, etiqueta, nombre y deseo, para gozar el esplendor Real que existe por detrás de esa ilusión creada. O sea que dejamos de pintarla, escalarla, venderla, recorrerla, temerle y reformarla para así ver a través de ella la creación en todo su esplendor.
Cuando dejamos de hacer juicios a toda situación, lugar, cosa o persona, veremos con los ojos del Universo la esencia que nos hace uno.
Cuando reconozcas lo que tienes frente a tus ojos, todo te será revelado.
Ese es el paraíso.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.2efc0f6a246a0e4f452c35d6b6d70e16

Un comentario el “Todo es ilusión; deja de crearla.

A %d blogueros les gusta esto: