¿Te pasa?

-Cualquiera se puede poner furioso…, eso es fácil.
Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto y de la forma correcta…, eso es lo difícil. -Aristóteles.
Hay veces que hablamos en un tono subido que no se justifica, reconocemos que no es propio y luego nos sentimos mal.
Somos agresivos, evaluamos duro, ofendemos, insultamos y nos burlamos sin prestar atención a quién se lo hacemos. Duele más cuando el daño lo recibe un ser querido sin comprender el por qué.
Esto sucede porque nuestros conflictos emocionales son los protagonistas de las respuestas automáticas sin tener consciencia del daño que causamos.
¿Cómo podemos evitar ser groseros?, teniendo consciencia de que existe un conflicto que nos está haciendo daño y así evitar que se apodere de nuestra conducta.
Cuando estamos poseídos por una situación, debemos callar un instante antes de hablar para pensar…, pensar para ser dueños de las palabras y así no caer en un error. De ese modo logramos el hábito de resolver con consciencia el conflicto que nos condiciona a expresarnos como idiotas.
La palabra amorosa te llena de gracia.
Para el que entiende, esa será su recompensa.
Para el que no entiende, solo él lo sufrirá.
Alfredo ZerbinoEstamos sobre el paraíso y no lo vemos. db54513d5b20f843fc23513e46dc37c6

3 comentarios el “¿Te pasa?

A %d blogueros les gusta esto: