La pirámide evolutiva

En todos los ámbitos del comportamiento humano, la imagen de la pirámide nos refleja la expresión natural del crecimiento individual en todas las áreas evolutivas de las capacidades al éxito.
Sea a nivel deportivo, científico, artístico o espiritual, es una regla en la que no todos están evolucionados simultáneamente para lograr la cima.
El éxito y la excelencia en todas las áreas están relacionada a una evolución individual y no colectiva. El esfuerzo no nos lleva al éxito si no va acompañado de la felicidad interior.
La felicidad es el cemento que adhiere, es el imán que atrae, es la vibración del alma para lograr evolucionar.
En la base de la pirámide están las energías más densas y primitivas, y en la medida a que esas energías despiertan, se elevan.
Arriba están los más evolucionados en cada expresión: Empresarios, Deportistas, Científicos, Artistas y Maestros Espirituales; de ninguna manera es posible socializar una igualdad evolutiva; la única forma de socializar es destruyendo la pirámide, bajando la cima a nivel de la base, destruyendo el equilibrio natural. El respeto y cuidado por el éxito del que evoluciona, nos indica el nivel de educación en una población.
Todos se favorecen con la inspiración y la iluminación cuando ésta es aceptada como un beneficio a imitar sin el celo o la envidia.
El éxito supremo del que está en la cima, es cuando reconoce su virtud y la comparte incondicionalmente con su población; guardar para uno genera desgracia, porque el egoísmo, arrogancia y soberbia provocan una involución hacia el sufrimiento del que se creía superado, ya que su éxito carece de felicidad.
Para ascender en la pirámide hay que liberarse de las cuerdas (juicios, rutinas, temores y dolores) que nos atan al suelo, y despertar. La Felicidad es directamente proporcional al Éxito; somos seres espirituales, por eso solo se puede ser espiritualmente feliz, y no materialmente feliz.
La evolución en la pirámide está directamente vinculada a la inspiración, que es la felicidad consciente, es la expresión del alma.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
ff66cb92db2e53f0a269f8a1c3252470
A %d blogueros les gusta esto: