Libertad, tiempo y felicidad.

Nadie es libre mientras la verdad de nuestra existencia sea un misterio. Nuestro comportamiento está condicionado a “Actuar” desde que nacemos hasta que morimos. Nos auto-engañamos y auto-convencemos que como está establecido es como debe ser; estamos domesticados a obedecer, aceptar, seguir, complacer y hacer todo lo que nos dicen sin tomarnos el tiempo de poner en duda a que hay algo que no está bien.
Eso es muy cierto, todos sentimos en lo profundo que hay algo que no está bien, realmente no nos sentimos bien con la mayoría de las cosas que hacemos, sentimos que hay dentro de nosotros un lugar de felicidad en el que nos gustaría estar más seguido, pero no sabemos cómo.
Si nos revelamos a las normas, tampoco somos libres, porque también actuamos condicionados a creer que ser rebelde nos da libertad, y no, porque solo hacemos lo opuesto, seguimos actuando como una reacción.
Libre eres cuando con consciencia sabes qué eres, sin la necesidad de complacer a tu mente; Sin pretender demostrar; Sin necesidad de poseer, controlar, competir o agradar. Libre eres cuando no hay esfuerzo, cuando te expresas sin condiciones, sin necesidad de cambiar algo y sin la ansiedad a que se acaba el tiempo.
Cualquier cosa que uno haga y necesite ser visto, ya no es libre. Solo se es libre si no hay necesidad.
En el ahora hay consciencia de ser; la consciencia te da libertad porque es la que detiene el tiempo. Cuando hay obligaciones, deseos y necesidades te generan una sutil o gran ansiedad porque hay una alianza de mente-tiempo en espera del resultado.
Si un arquero practica con sus flechas el tiro al blanco para lograr una medalla, una victoria, él es esclavo de su deseo; al arte si le acompaña una meta, no fluye libre. La inspiración en el acto de crear, es del que disfruta el arte sin involucrar la vanidad del ego a poseer, vencer y ganar.
Libre es quién disfruta del momento presente donde la felicidad es un hecho inherente a la existencia en sí misma.
Estar pendiente te condena a sufrir; el que espera desespera por ignorar la divinidad del ahora.
En nuestra alma está la información vital y eterna que nos hará libres; en ella no existen las metas, los logros, las posesiones, ni el éxito.
La consciencia es el canal de unión entre la mente y el alma; detiene el tiempo en el ahora, nos hace libres y reconocemos la verdad.
La verdad es la vida.
Creamos necesidades, sufrimos por no tener, y sufrimos por temor a perder. Nuestra verdad de vida se transformó en nuestros resultados.
La felicidad nos pertenece cuando el tiempo deja de ser el verdugo que nos va marcando las fechas de vencimiento de nuestras metas, obligaciones, compromisos y deseos de vivir. Queremos lograr lo establecido como “lo correcto” para la autoestima del ego y satisfacciones de la mente, perdiendo de vista lo importante, porque nos transformamos en “Resultados Humanos” en vez de “Seres Humanos”.
“La gente no está buscando el significado de la vida, más bien buscan la experiencia de estar vivos”. Joseph Campbell.
Meditación en sánscrito significa: “Estar libre de cualquier tipo de medición o evaluación, libre de toda comparación, libre de lograr ser alguien. Meditando no estás tratando de convertirte en algo más, estás de acuerdo con lo que es.
La verdad está dentro y fuera; todo ya fue hecho antes que tú; mañana será igual si hoy la tienes.
La verdad te hará libre.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo podemos ver.6bc25a6fa1693f036397650491145cf5
A %d blogueros les gusta esto: