Las ideologías de otros vs., tus necesidades.

Defender diferentes corrientes ideológicas como una mejor opción de vida, es seguir apegándose al consumo de un mundo materialista y convertir a la sociedad en un cadáver endémico por dentro, camuflado con la vanidad y la ignorancia por fuera, creyendo ser importantes para alguien. Todas las opciones ideológicas tienen sus razones, pero sus actores equivocan el elemento fundamental para transformar a las personas en Seres Humanos, la honestidad y la humildad.
Cuanto más leo y escucho argumentos en defensa de uno y de otra, más siento lo lejos que estamos de las necesidades vitales que dan dignidad al individuo, expuesto a la mentira y al engaño por sus carencias evolutivas.
Aceptan los discursos supuestamente “coherente y honestos”, sabiendo en lo profundo que todos los argumentos están camuflados tras una competencia de Poder y de cosechar a corto plazo su bienestar personal.
La ideología es una herramienta de control social para despojar al ser humano de su libertad, transformándolo en parte de una masa manipulable. Es la ciencia que estudia las ideas para crear una falsa consciencia en las personas y hacerles creer que obtendrán un beneficio.
En la historia de los pueblos no ha existido un período de desapego, de honestidad y de paz generada por sus gobernantes; sea quien sea el que dirige, siempre se divide y/o se somete a alguien; no hay que ser “inocente e ingenuo” en pensar un mundo mejor dejando en manos de otros lo que a uno le corresponde hacer. Si tu propósito es aguardar y seguir aguardando que un gobernante y su grupo defiendan tus derechos, puedes hacerlo y seguirás viviendo una ilusión esperado que cambie lo que no controlas. No existe una opción humanitaria dentro de un gobierno si no obtiene un rédito a cambio, el control y el poder.
La humanidad tartamudea históricamente las mismas ideologías como un karma que no puede ser resuelto; surgen jóvenes caudillos ansiosos por imponer su ego mental, para luego usar ese poder en obtener beneficios personales partidarios; todo concluye con el  mismo resultado. La realidad no miente, sí la pueden disfrazar para continuar con el engaño.
Por otro lado, en vez de unir fuerzas en el bien común, surgen grupos manipuladores que buscan desacreditar al que gobierna y lo enfrentan con la sociedad para obtener su beneficio personal. Las sociedades con poco crecimiento educativo, más necesidades tienen y esto lleva a que los gobernantes sean hijos de las carencias culturales. Acá el poder cae en círculos de lobos, hienas y chacales mordisqueando un cadáver, es el mundo que hemos creado o que nos venden como la salida de la esclavitud.
Dijo Jesús: “Quien haya comprendido como es el mundo, ha dado con un cadáver. Y quien haya encontrado un cadáver, de él no es digno el  mundo”. Cuando la consciencia del Ser humano crece, reconoce la desgracia humana en la que vive y se libera de ella.
No existe nadie que pueda proteger mejor a tu familia que tu educación, tu consciencia y evolución espiritual. No dejes de participar pacíficamente por el bien de tus hermanos, pero no te involucres emocionalmente en las carencias sociales por la falta de escrúpulos del corrupto, a ellos les espera lo peor.
Lao Tsé dice:
-“El pueblo es el sostén de los gobernantes. Si ellos desarman el carro de caballos sobre el que se sientan, ¿qué les queda?”
-“Cuando los gobernantes terrenales concentran toda su atención en sus palacios, los campos se cubren con hierba mala y los graneros quedan vacíos”.
Es inviable el cambio a la honestidad  con personas y gobiernos necesitados, es como pedirle a un ganadero que se haga vegetariano.
Krishnamurti dice: “Solamente el individuo que no se encuentra atrapado en la sociedad puede influir en ella de manera fundamental”.
El que despierta crece, y el que crece pasa a ser un ser raro para la sociedad. A ningún Maestro Espiritual, o Ser Iluminado, le interesa participar en el poder de un gobierno de este mundo, sea político o religioso, porque ellos han reconocido el cadáver.
¿Qué hacer para crecer?
-1. Sé consciente que lo que es bueno para ti debe ser bueno para los demás.
-2. Confía en ti mismo sin generarte indignación y odio por el que no es justo.
-3. Acepta que lo que te toca, es lo que estás atrayendo; pero cuando tú despiertas, toda tu vida cambia.
-4. Debes tratar por igual a todos evitando el juicio, el partidismo y el fanatismo que te llevan a caer en la lucha de clases.
-5. No te involucres en polémicas, no necesitas tener la razón, nada te aporta tenerla; ésta promueve el desacuerdo y enfrentamiento de lo mismo por siempre. Si te quedas indignado y dando vueltas con los desaciertos, tu cuerpo y tu mente se enferman y no tendrás paz nunca, nunca.
-6. Busca por sobre todas las cosas superarte como persona de bien.
Despierta tu consciencia y no dejes que te digan que es lo mejor para ti. No esperes que el que está a tu lado comience primero, eso no sucederá, porque el cambio no viene de afuera.
Dijo Gandhi: “Debes ser el cambio que quieres ver en el mundo”. Pero Alfredo dice: “Sé el cambio que deseas en tu mundo interior”.
Dijo Jesús: “Si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo”, así son las ideologías y tus necesidades, un Karma que se repite.
Alfredo Zerbino
Estás sobre el paraíso y no lo puedes ver.20150923_111824
A %d blogueros les gusta esto: