Conócete a ti mismo

Sí, “Conócete a ti mismo”, es literal, no ha sido dicho de manera simple; ésta frase no tiene un dueño; esta es la frase más importante dicha por los grandes Maestros de la historia. 
Dijo Jesús, “El que sea conocedor de todo pero falla en lo tocante a sí mismo, falla en todo”. 
Aquel que no se conoce a sí mismo, no puede reconocer la realidad en la que vive. 
Si yo no me conozco, no me será posible conocer a quién soy semejante. 
Un estado de consciencia permanente en busca del despertar del inconsciente hace que uno se conozca a sí mismo.
Lo que pidas y ores, va a tener su devolución si tú eres conocido.
No tiene sentido que envíes un mensaje a un lugar que desconoces, porque no recibirás algo de alguien que no reconoce de donde viene el pedido.

Si pido, primero debo saber a quién y por qué le pido y cuando sé, es cuando reconozco que la respuesta del pedido siempre estuvo en mí.

Todo lo que pidas en oración, cree que lo tienes y lo tendrás; siempre estuvo ahí; nadie te enviará nada, todo ya lo tienes, tu fe hace que se manifieste.

Cuando uno pide algo es porque siente su debilidad, pero no la hay, lo que existe es un desconocimiento de su fortaleza.
La carencia y la abundancia solo existe en la mente; en la esencia tienes el equilibrio porque no hay necesidad de pensar en ninguna; tan solo debes conocerte a ti mismo para descubrir que tú creas tu realidad.

Si te pregunto: 
_¿Quién es el que sufre la carencia?, dirás _“Yo”. 
_¿Quién es el que observa al que sufre la carencia?, dirás _“Yo soy”. 
Hay dos Yoes, uno es el Yo ego mental de apegos y necesidades, el que sufre y el otro yo, es el Yo consciente que ve y cuando ve, corrige.
Sí, “Conócete a ti mismo”, es literal, no ha sido dicho de manera simple.

Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

A %d blogueros les gusta esto: