El Milagro

22j
Aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.
El amor todo lo abarca quedando fuera cualquier situación de temor; es en esto que radica la paz superior. Nada real puede ser amenazado por aquella creación mental de lo irreal.
El milagro es la energía que procede del amor, y está presente en todas partes, sucede de continuo, es la vida misma. Sucede permanentemente frente a nuestro desconocimiento; el milagro no es a voluntad, no es un deseo, no los podemos realizar a nuestro antojo de forma caprichosa cuando cargamos con una carencia.
Solo hay una forma y la oración es el vehículo, son pensamientos, pero son pensamientos que nos conectan con lo espiritual; es a través de la fe que se realizan. “Todo lo que pidas en oración, creyendo que lo tienes, lo tendrás”.
El milagro compara, lo que tú has hecho, con el amor en la creación, aceptando lo que concuerda y rechazando lo que no.
La consciencia espiritual hace que tu fe concuerde con la creación; sin opuestos, ni temores, es la fe que todo lo abarca.
La actitud del escéptico, crea esa barrera que lo condena a ser más escéptico; no es posible transformar la vida en un milagro cuando aceptas las tinieblas como tu realidad.
Es en esto que radica la paz de Dios, en el amor. Aquello que todo abarca no puede tener opuestos.
Ese es el milagro.
Aprende a resolver tus conflictos con amor y comienza a vivir el beneficio del milagro.
Las tinieblas ceden ante la luz.
Estamos sobre el paraíso y no lo podemos ver.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: