Humildad

4b89b2d8ab7d71c70b630cfa71ac7bc5
Un niño vive en el paraíso de su inocencia, hasta que el conocimiento lo obliga a proyectarse, a planificar, a cargar con el pasado.
La humildad e inocencia de los niños es el claro ejemplo que un adulto debe tomar para comprender que el despertar está lejos del conocimiento.
Si quieres saber, agrega conocimiento.
Si quieres ser sabio, quita conocimientos.
Cierra los ojos y deja de crear la ilusión para comenzar a conocer tu energía.
Cuando Jesús nos habla del mundo, no se refiere a las plantas, montañas, ríos, peces, aves y otras especies, cuando él habla del mundo se refiere a la creación hecha por la mente del ser humano, donde el conocimiento lo aleja del espíritu y lo transforma en un cuerpo necesitado.
Cuando habla del Reino, nos señala: la perla, la semilla, la luz, la levadura, el tesoro, la imagen que llevamos y no vemos.
Si quieres ser Maestro, piensa, habla y actúa en todo momento como lo hizo, entonces despertarás en el Reino.
Humildad:
-Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana. Mateo 11:29-30
-¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. Santiago 3:13
-El que recibe en mi nombre a este niño, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió. El que es más insignificante entre todos ustedes, ése es el más importante. Lucas 9:48
La inocencia y humildad ocultan, a los ojos del arrogante, a un ser sabio.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: