¡Hazte cargo!

meditacionSi algo malo estás viviendo, o quizás ni sabes desde hace cuánto cargas con situaciones negativas, recuerda que todo, pero todo lo que se presenta en tu vida, sea de forma directa o indirecta, es lo que tú estás atrayendo.
Hay veces que no sabemos por qué nos suceden cosas negativas, no somos consciente; o nos autoengañamos y pensamos que podemos manejar esa situación sin sufrir una consecuencia; o sabemos cuál es la causa pero creemos que sola se resolverá algún día; convivimos con situaciones negativas y no comprendemos ser los portadores de la causa, por lo que no nos hacemos cargo de ellas.
Una mala acción, en acto o pensamiento, causa el mismo efecto de regreso.
Del mismo modo que disfrutamos las cosas buenas, siendo o no la causa; las malas también las sufrimos, siendo o no la causa.
Negar lo que ves no te libera de ser partícipe, ¿por qué?, porque estás ahí, y ser testigo te involucra. Siempre que participas como testigo de algo bueno o malo, lo vas disfrutar o lo vas sufrir como tuyo.
Para liberar esa energía negativa, seas o no el autor, debes aceptar y perdonar, así ese espacio queda vacío para recibir lo bueno.
Sin el perdón, el espacio sigue lleno de dolor.
La buena energía llega después de limpiar la mala.
De nada te sirve orar si vas por la vida con el puño cerrado.
“Si me traes una ofrenda, pero estás enemistado con tu hermano, primero ve y reconcíliate con él para que la ofrenda sea bien recibida”.
“Reconcíliate pronto con tu adversario mientras vas con él por el camino, no sea que tu adversario te entregue al juez,…” Comprende que tú eres tu propio adversario, eres el que carga; el que tiene el puño cerrado; el que va a padecer si no te reconcilias contigo mismo en primer término, y con el otro como consecuencia de tu propia paz interior.
Así como sientes ser parte de todo lo bueno que disfrutas, debes ser consciente que también eres parte de todo lo que te hace sufrir.
¡Hazte cargo!
Estamos sobre el paraíso y no lo podemos ver.
Para poder verlo habla y actúa como tu Maestro Jesús.
Este es un mes muy especial para nosotros.
La puerta está abierta, pero solo tú la debes cruzar.
Gracias.
Alfredo Zerbino

5 Comments on “¡Hazte cargo!”

  1. Lo Mejor que he leído antes de navidad, en hora buena, adelante será un cambio inmediato. Gracias, gracias, gracias.

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: