¿Qué es verdad?

i5
La verdad no surge luego de muchas preguntas, sino cuando no hay necesidad de ellas. La verdad es pura, es singular, es una sin lugar a dudas.
Las preguntas y las respuestas surgen de la mente que necesita saber aquello que ella misma está creando. Entonces cree saber de todo, sin darse cuenta que es ella la que crea aquello que hasta entonces desconocía porque no existía, y de verdad es la ilusión que estamos materializando con la mente en esta existencia.
Todo es una pequeña ilusión creada por nuestra propia limitación de una totalidad infinita que nos es imposible comprender y abarcar.
En las sociedades se generan remolinos de preguntas, respuestas, razonamientos y explicaciones; donde el resultado no es otra cosa que justificar algo que se ajuste a una necesidad colectiva por una respuesta.
Tú tienes muchas verdades aprendidas, algunas te son útiles, y otras te cuesta aceptar; le das vuelta, la disfrazas, la justificas, o la escondes porque le temes o te avergüenza. Es raro, ¿no?, todo es un programa en la mente que veneramos.
¿Qué es verdad?
Es lo que no necesita ser explicado, es lo que te hace sentir bien, de lo que no te avergüenzas, ni temes, es la que te hace humilde y sencillo, donde no hay necesidades de tener razón, de juzgar, de medir, ni evaluar. Es aquello que nos expande porque vemos un poco más allá de la jaula mental.
Nada sucede alrededor de ti, todo sucede a través de ti.
Tú conocerás la verdad cuando desaprendas todo lo aprendido, y tu mente quede vacía para comprender la totalidad, y no trancarte con solo una parte del cuento.
¡Imagina!, se apaga la luz y quedas en la absoluta obscuridad; tu consciencia comprende que todo desaparece, y quedas en soledad con tus pensamientos.
Lo primero que sentimos son los temores, que viviremos como una realidad, hasta que al tiempo caemos en la cuenta que nada de eso existe. Luego recordaremos situaciones vividas con nuestros queridos; alegrías, tristezas, dolores, culpas y amores. Más tarde pensaremos qué haremos cuando la luz vuelva; hasta que luego de un largo tiempo la mente se silencia; no hay nada, todo es vacío, el pensamiento conflictivo se silencia porque no hay otro con quién debatir; los sentidos se expanden y se integran a todo; no hay barreras ni límites.
Cuando en obscuridad absoluta tengamos consciencia que en realidad ya nada hay, nada existe, entendemos que todo era una ilusión sostenida por la mente; ¿por qué?, porque ya nada sostiene aquello que creíamos importante, ¿Verdad?.
El programa deja de funcionar; los escudos sociales ya no tienen sentido; eso que considerábamos necesario pierden valor; la culpa, el remordimiento, el resentimiento, no se justifican en soledad.
Quedamos en un obscuro vacío, donde la mente se detiene porque no tiene un referente, los sentidos dejan de crear la ilusión; tenemos consciencia de ser La Consciencia, y comenzamos a conocer nuestra esencia al dejar de comparar, medir y evaluar lo externo con respecto a nosotros.
Cuando dejas de hacerte preguntas y de crear polaridades evaluando, comparando, midiendo y juzgando, te vas a encontrar con la verdad absoluta; todo surge a través de ti, tú le das existencia a todo lo que es. No existen los santos en ausencia de pecadores, ni virtuosos en ausencia de fracasados.
No te engañes ocultando, actuando y justificando, porque todo lo que tú ocultas, actúas y justificas, sabes que no es verdad, y a nadie más necesita el mundo para saberlo, contigo basta.
¿Qué es verdad? Es la que libera la mente del mundo irreal, la que te hace crecer.
Si quieres saber, busca las respuestas; si quieres ser sabio, libérate de las preguntas.
Hoy crees que sabes de todo, y si estudias un poco más serás maestro. Pero no, solo te vas a distraer llenando la mente de conocimientos durante tu vida. Cuando crees saber algo, estás levantando un muro a todo el saber que queda por detrás de eso que crees saber.
La verdad es sencilla, pura y singular al oído de un Maestro. Nada hay que explicarle porque él ya sabe, solo cuéntale tu historia. Ahí dentro de él, y de ti, se encuentra la verdad. “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
Vivimos angustiados por vivir, porque nos han dicho que la vida es corta, sin darnos cuenta que la estamos muriendo, por no saber qué es vivir la vida.
La verdad, es la que te hará vivir eternamente.
Estamos sobre el paraíso y no podemos ver.
Feliz Navidad.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: