No se puede montar dos caballos…

53ed7d03b941ec11462e2da282f34dd8
La calidad de vida no es directamente proporcional a ser buena persona; sino, ser buena persona es directamente proporcional a la calidad de vida. Mi maestro dice que no se puede montar dos caballos y tensar dos arcos; ni servir a dos amos. Yo digo, tampoco se es fiel en dos relaciones de pareja; o bien lo eres con el uno e ignoras al dos, o lo eres con el dos e ignoras al uno. No se puede buscar la riqueza y sentir a Dios. No se puede amar las pertenencias y hacer propia la palabra de Jesús.
Nos hacen creer que así como llevamos las cosas es correcto; no lo es.
Estudia mucho, trabaja duro, consigue un buen empleo, sé ingenioso, se emprendedor,… para que puedas hacer mucho dinero y poder tener todo, o lo que más puedas. A eso dedicamos nuestra vida, y erramos cuando queremos que nuestros hijos no cometan nuestros errores y les hacemos prepararse aún más.
Las pertenencias dan tranquilidad pero nos esclaviza, y de ellas nos hacemos dependientes; si perdemos todo eso, nada somos.
Para tener calidad de vida, primero debemos saber quién somos y por qué estamos vivos. Si no sabemos quién somos, de qué nos sirve tener, eso no es calidad de vida.
Nos programaron a tener para ser; estamos distraídos, esclavizados, adoctrinados, deslumbrados, con una idea fija, frustrados por no poseer aquello, desesperados porque no nos alcanza,… Perdemos el sentido de lo importante frente a lo banal.
Primero está la felicidad, luego viene el éxito. Todo se logra si primero somos buenas personas; luego… nos damos cuenta que no hace falta tener tanto.
Es ley del Universo, o como la queramos llamar; pero además está escrito, y ya nos lo han dicho.
Sé buena persona.
Feliz año.
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: