Somos la cura del mal.

a3bdd4904f22a3067c35506471ddbabcEn estos momentos en el que vive la humanidad, más que nunca necesitamos un momento de reflexión y comprender lo que está sucediendo.
Estamos habituados a que las epidemias son transmitidas por vectores como el mosquito o ratones y ratas, y cuando esto sucede tomamos las precauciones para controlar su expansión. En este caso el vector de contagio es el ser humano; somos los portadores y multiplicadores de una enfermedad desconocida y que nos hace mucho daño. Esto nos lleva a tomar distancia unos de otros para evitar contagiar y ser contagiados.
Por primera vez la humanidad está viviendo un momento de mucha consciencia y no a la deriva como lo veníamos haciendo, totalmente entregados a una vida banal y llena de frivolidades.
Hay consciencia de este presente, del ahora, que nos daña con una presencia amenazante para uno y nuestros queridos. Estamos inquietos, nerviosos e incluso agresivos; pero eso no soluciona nada, por el contrario, nos hace daño vivir con negatividad, nuestras defensas corporales se debilitan ante tanta energía ácida. Nada de eso hará que el mal desaparezca, pero podemos aprovechar la situación aceptando lo que sucede para tomar el control sobre nuestros sentimientos.
Sin duda que no todos van a vivir su cuarentena de igual forma, ya que hay sectores que su sustento familiar depende de una actividad diaria, situación que debe ser resuelta con sumo cuidado por el gobierno de turno, y con el apoyo moral e incondicional de todo el aparto político de oposición. En estas situaciones donde depende la vida de un ser, nadie, pero nadie puede hacer leña del árbol caído, y sí brindar total apoyo en unidad sólida como un bloque, para entre todos ayudar al que lo necesita más, controlar la expansión y luego eliminar este mal.
Estamos acostumbrados a las películas de catástrofes, donde siempre hay un final feliz; hoy estamos viviendo la catástrofe, y el final feliz lo logra el héroe; ese héroe debemos de ser todos nosotros unidos, cada uno de nosotros debemos aportar con consciencia nuestro grano de arena.
El mal no es el corona virus, hoy el mal es como procedamos cada uno de nosotros. Consciencia, presencia, unidad y amor para elevar nuestras energías y aumentar nuestra inmunidad.
Que la energía de su Dios los acompañe y dé fuerzas.
Al que no comprende les sugiero que aprovechen su tiempo a la meditación y no tanto a enviar tonterías en los medios; notarán una diferencia.
Estamos sobre el paraíso y no lo podemos ver. Debemos aprovechar las crisis para sacar lo mejor de nosotros y ser buenas y mejores personas. Entonces reconoceremos un paraíso.
Alfredo Zerbino

8 Comments on “Somos la cura del mal.”

  1. Como siempre, directo al alma, mi querido Señor, muchas gracias por sus palabras, calma y reflexión para todos en estos momentos y q encontremos de una vez x todas, el verdadero camino… Gracias..

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias gracias gracias Señor Alfredo, en medio de tantas cosas no tan agradables siempre surge la sabiduría y Ud destila sabiduría en todas sus publicaciones.
    Mis respetos y admiración de mi para Ud

    Le gusta a 1 persona

  3. Gracias Alfredo,excelente anotación,es verdad debemos dejar el miedo,el pánico que genera los medios,y hacer un receso cada uno desde nuestro interior,y conectarnos con la creación.

    Le gusta a 1 persona

A %d blogueros les gusta esto: