¿Cuál es el temor?

fractale6Si alguien ha de vivir, alguien ha de morir.
Si un león ha de vivir, una gacela ha de morir.
Si un hormiguero ha de vivir, unos arbustos han de morir.
Si un virus ha de vivir, otros seres han de morir.
Si una mantis a de vivir, otros insectos han de morir.
Si un tiburón ha de vivir, una foca ha de morir.
Pero si el ser humano ha de vivir, hoy el setenta porciento de los seres del planeta han sucumbido ante su presencia, y algunos se han extinguido; somos como un virus que destruye a su hospedador.
Pensemos, ¿quién ha padecido más temor por la existencia de un depredador?
Si hoy todos los insectos de la superficie del planeta desaparecieran, la vida en la tierra estaría condenada a unos meses. Cuando el equilibrio de la creación pierde una de sus parte, se destruye el ciclo.
Si por un momento tuviéramos consciencia que hemos estado durante muchos años cavando nuestra propia tumba, por nuestra irresponsable forma de actuar, deberíamos con consciencia de forma individual, y no colectiva, qué cambios debemos realizar en nuestra atormentada mente, para no seguir haciendo lo mismo.
¿Nuestra soberbia nos da derecho a destruir aquello que no encontramos útil a nuestro propósito?; eso demuestra nuestra estupidez humana en la que hemos caído.
Si nos sentimos tan evolucionados como especie, deberíamos tener la sabiduría de cuidar el lugar donde vivimos, respetando, protegiendo y preservando a todas las demás especies que son la base que sostiene la pirámide.
No podemos esperar a que un ser más primitivo se ocupe de nuestra supervivencia, por el contrario, el ser humano se debe de preocupar por el equilibrio y supervivencia de todas las especies en la naturaleza. Tenemos la obligación evolutiva de preservar la biodiversidad equilibrada en la tierra.
A esto hemos llegado por ser irrespetuosos, negligentes y soberbios, al descuidar, subestimar e ignorar al creador de todo, el Dios que cada uno lleva.
Hemos recibido, recreado y transmitido una educación tan absurda frente a lo predicado por los grandes sabios y Maestros de la historia, que deberíamos avergonzarnos realmente por nuestra inmadurez y comportamiento menos que primitivo. Son muchos los que siguen sosteniendo esta educación como la correcta para sus hijos.
Hoy estamos enclaustrados por nuestro propia negligencia de haber subestimado, y roto el equilibrio dado por nuestro creador, y actuado de forma irresponsable. Todo tiene un por qué, y esto que vivimos es el por qué; aún, y con cierta ventaja que nos está dando nuestro Señor, podemos y tenemos la oportunidad de remediar y hacer las cosas Cristianamente correctas.
Jesús dijo lo que dijo, y nunca dijo que con un poquito que hagamos era suficiente; debemos hacerlo todo bien, a consciencia, con el corazón, y con la humildad de no sentirnos superiores a nada ni a nadie, para que cada uno salga de su celda y encuentre el propósito divino por el que vino.
Hay cizaña junto al trigo, pero el momento de la ciega está delante de nuestros ojos para separar lo falso de lo verdadero.
Dijo: “Quizás piensen los hombres que he venido a traer paz al mundo; por lo contrario, he traído disensiones entre ellos: fuego, espada y guerra; cinco estarán en casa, dos contra tres y tres contra dos; el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre. Y todos se encontrarán en soledad.”
Hoy estamos en soledad, reflexionemos, ¿cuál es el temor?, ¿el virus o nosotros?
Estamos sobre el paraíso y muy pocos pueden verlo.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: