Respira, un nuevo mundo se avecina.

1La mente en automático nos controla, no permitas que tu día sea una rutina.
Respira… Inhala y exhala.
No olvides hacerlo consciente cada momento del día.
Respira tu mundo, la aventura, un amanecer, las bellezas de la naturaleza, respira tu familia, el camino, tu silencio, respira tu salud, tu luz, tu energía, respira tu alegría, tu locura, tu descanso, respira tu arte, tu creación, tu día.
Sí, cuando respirar está bajo nuestro control, tenemos una conexión con el Universo; el aire que entra en el cuerpo es energía, es luz, es sanador.
Una vez que relajamos el cuerpo con la respiración, podemos comenzar a observar los pensamientos para ordenarlos; así entonces manejar nuestras emociones y sentimientos, y tener un real libre albedrío.
Olvidemos la presión que nos genera la imagen irreal que hemos dado, para comenzar a ser la consciencia de nuestros propios resultados.
Disfrutemos esa consciencia de estar vivos, como cuando suspiramos al estremecernos por algo divino. El suspiro alivia, es relajante, es inspirar el espíritu.
Cuando los pensamientos nos afectan, tomemos el control sobre ellos con la respiración.
El control te pertenece, eres el creador y dueño absoluto de tus resultados; nadie más que tú está dentro de ti.
¿Hay influencias externas?, sí, claro que las hay, pero es uno mismo el que va a permitir para decidir si queremos estar bien o mal.
Nada externo nos debe condicionar a estar mal, cuando en nuestro interior hemos aprendido como estar.
Debemos impedir que nuestra vida sea una rutina de hábitos y costumbres con la presencia de nuestra respiración consciente.
Respiremos, relajémonos y disfrutemos el día; consciencia de estar vivos.
Respira tu mundo, la aventura, un amanecer, las bellezas de la naturaleza, respira tu familia, el camino, tu silencio, respira tu salud, tu luz, tu energía, respira tu alegría, tu locura, tu descanso, respira tu arte, tu creación, tu día.
Estamos sobre el paraíso  y no lo vemos.
Alfredo Zerbino
A %d blogueros les gusta esto: