Toda verdad me tiene que sonar positivamente______

Cada información que me empodera en persona seguramente es verdad. Cada información que me debilita en persona seguramente es falsa. Mantengo mi disidencia con los paradigmas establecidos.

Soy un ciudadano del Mundo Terrenal igual a todos. En mi esencia no acepto ninguna autoridad sobre mi en nada; ni gobernantes, ni nadie que se sienta por encima de mí. Más aún, no considero a nadie por encima de mí, así como a nadie por debajo de mí. No disfruto mi abundancia si mi vecino no la tiene.

Dejo las virtudes, habilidades o cualidades personales de lado, porque esos son dones particulares.

Rompo con las jerarquías abusivas y autoridades intelectuales, y no acepto la programación de lo que es correcto o incorrecto, para comenzar a ser libre.

Me libero de la programación impuesta por elites, poderes de instituciones gubernamentales y otros, para tener total autoridad sobre mi propia consciencia, mi propia divinidad.

Con el placebo mi cuerpo se sana con una sugestión positiva. Con el nocebo el cuerpo se enferma con una sugestión negativa. Yo sano mi cuerpo con el placebo mental que me lleva a la salud plena.

Programaciones utilizadas para esclavizar a las sociedades, similares a la MKULTRA, han llevado a que los individuos tengan miedo a no saber o equivocarse, a la censura o la vergüenza, programados a ser limitados de su divinidad y no poder expresarse con inteligencia; eso es lo que impide obtener la información verdadera por esa programación aplicada a la obediencia, o los paradigmas establecidos en la enseñanza, la ciencia, la política, la economía y la religión. Donde el subconsciente es programado con: No sabes, no puedes, no debes, no tienes y no discutas.

Algo en nuestro interior es movilizado por energías superiores y a eso debemos hacer caso; intención, interés y deseo de saber la verdad que está dentro nuestro; sentimos que nos empodera y nos llena de luz.

Para poder interesarse y poner al descubierto algo con connotaciones sociales negativas (programación), sin sentir miedo de indagar, hablar y expresarse, para entonces lograr el beneficio que el planeta está recibiendo hoy, en el camino de la iluminación.

Buscar y hablar nos lleva a ser abucheados y reprimidos por los dormidos que esperan ser atendidos por sus supuestos protectores; no importa, los que nos sentimos diferentes, debemos buscar salir de este mundo que cae para comenzar a ascender a otra dimensión similar pero más sutil y con otra luz.

Es tanta la información que nos llega y rechazamos porque estamos programados a una realidad manipulada, que debemos de sacarnos los temores de saber, permitir y correr el velo de la ignorancia.

Los labios del Maestro se abren cuando el oído del discípulo está dispuesto a comprender. Ya se ha dicho y él está detrás de todo esto.

Estamos sobre el paraíso y no lo podemos ver.

Alfredo Zerbino

A %d blogueros les gusta esto: