_La domesticación social nos aleja del propósito que tiene cada ser humano___

No han hecho otra cosa que pedirnos, y todos, o casi todos, obedecemos porque así hemos sido adiestrados, domesticados en familia y en la escuela, a confiar en el poder de turno.

Obedecemos, y como aves de corral comemos todo lo que nos ponen en la batea sin saber lo que nos dan de comer. No me refiero con esto al amor recibido por quienes nos aman.

Aprendimos a obedecer sin cuestionar, quizás algunos se quejan, pero terminamos, con la inocencia de las consecuencias, terminamos haciendo caso a esa autoridad que se le ha otorgado el poder sobre nosotros.

No nos sentimos valiosos, estamos delegando nuestra vida a aquellos que controlan nuestras necesidades fundamentales de auto realización, para que hagamos lo que no terminamos de comprender cómo funciona y cuál es nuestro beneficio.

Desde niños creemos todo lo que nos dicen acerca de la vida, y de grande nos quedamos rascando la cabeza mirando hacia atrás.

En esta dimensión, el poder está cargado de engaños, mentiras y promesas, en busca de un gran beneficio; nadie nos dará nada sin recibir. Promesas de una supuesta satisfacción encubierta bajo una piel de cordero logrando la resignación y el dominio social.

La domesticación social nos aleja del propósito que tiene cada ser humano.

Nos crean un programa de obediencia que no cuestionamos ni dudamos, muy, muy pocos viven una vida con consciencia de su propósito.

Nadie vino al mundo para hacernos feliz, nadie, ser feliz es un arquetipo, una conducta, un comportamiento incorporado que debemos despertar, y se logra con el autoconocimiento de nuestra esencia, de nuestra procedencia.

No estamos pensando, no respetamos nuestra dignidad y vivimos en automático obedientes a reglas establecidas como una comunión. Cada uno debe ser dueño de su integridad como individuo pensante, la esencia es nuestro templo, y nadie nos puede impedir tener consciencia de ello.

Amarse, respetarse y honrar nuestro origen, nos da luz; podemos ser creadores de nuestro propósito cuando con consciencia nos liberamos de esta degradante espiral.

Todo estará bajo nuestro dominio cuando tengamos consciencia de haber recuperado la memoria que nos fue quitada. Hay que acercarse a los que tienen energías que dan paz y todo despertará dentro nuestro.

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

Alfredo Zerbino

autor

1 Comments on “_La domesticación social nos aleja del propósito que tiene cada ser humano___”

  1. Cuánta verdad y razón, pero acoto que dentro de la domesticación social, podemos tener y ejercer libertades propias de acuerdo con nuestros deseos de sentirnos bien con nosotros mismos y así hacer felices a los de nuestro entorno cercano. GRACIAS POR TU APORTE, Alfredo, saludos y un placer leerte

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: