_Para ser valiente debe existir un miedo a superar___

Vivimos de rutinas que nos mantiene distraídos, esperamos que sea viernes para vivir la experiencia que anhelamos; se nos va la vida y no reconocemos nuestra razón de existir.

Nos conformamos a vivir con lo establecido como una capacidad fijada, sin intentar en realizar la diferencia que intuimos y anhelamos como el desafío y expresar así lo que sentimos.

Está establecido por uno mismo de forma inconsciente que: Somos y obtenemos, así como nos sentimos y nos vemos.

El límite está dado por como pensemos, sintamos y actuemos; afuera no hay límite, todo está en la mente. Amar sin temor a no ser amado; intentar algo sin temor a fracasar; salir del cascarón sin temer con perdernos en el camino; debemos respetarnos tal cual somos para superarnos; reconocer y aceptar nuestras debilidades para iniciar la superación.

Eso es ampliar el campo mental de nuestra zona conocida para crecer sobre aquello que tememos. Si damos ese paso para despertar y hacemos aquello que tememos con cómo va a resultar, iniciamos el camino a desafiar ese límite y así encontrarnos con nuestro poder por pensar, sentir y actuar diferente.

Para hacer debemos saber el alcance de nuestro ser; el hacer está en la esencia del ser; cuanto más sepamos de nosotros mismos, más vamos a hacer sin temor para conocer nuestra virtud.

Nunca nos arrepentiremos de haber intentado, pero sí nos arrepentiremos, y mucho, de no haberlo hecho. Eso nos empodera con que todo es posible, porque intentarlo es el comienzo para salir de la rutina.

Así es el camino espiritual; nada se ha hecho para que nos sea imposible.

Para ser valiente debe existir un miedo a superar.

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

Alfredo Zerbino

autor

A %d blogueros les gusta esto: