_El que busca no debe dejar de buscar hasta tanto encuentre___

Cuando reconocemos estar viviendo un sueño que creemos real, un sueño que nos mantiene cautivos con nuestras necesidades, temores y apegos, con un ego poderoso que se autoconstruye y nos hace sentir vivos, privándonos de comprender que el sueño está sostenido por un programa de historias guardadas en la mente-memoria, que repetimos como autómatas reviviendo el pasado de forma inconsciente una y otra vez y así crearnos el futuro sin hacer nada nuevo, cuando reconocemos eso, comenzamos a despertar.

Con esto no hago referencia a las ciencias y a los avances tecnológicos como nuestra evolución, porque eso no es lo que marca el fundamento de nuestra evolución; me refiero a que el problema está en el ser humano que vive en una lucha por lograr la felicidad con estímulos externos, lo que lo mantiene distraído de su verdadero poder evolutivo.

Debemos reconocer cuándo está actuando nuestro ego en la búsqueda de satisfacerse mentalmente con metas, logros, conquistas, superación, y todo tipo de objetivos y desafíos que nos destruye anímicamente debido a que la tendencia es fracasar en los intentos; nos obsesionamos con todo lo externo como la meta fundamental para darle sentido a la vida; las emociones negativas que mantenemos por querer tener y no lograr, es lo que estamos atrayendo constantemente con un sueño reiterado dentro de este programa aceptado.

Somos obstinados o resignados a lo que nos toca, y de verdad nada nos toca, sino que somos nosotros los que elegimos todos los caminos. Estamos distraídos de nuestra verdadera divinidad.

La satisfacción está adentro, afuera solo están los sueños. Para despertar, las emociones deben ser reales, y la realidad solo se encuentra en nuestro presente consciente donde el sueño no tiene sentido.

Para cambiar, hay que cambiar totalmente, no un poco, no alcanza con un poco, se debe de hacer con total consciencia y constancia hasta comprender que, para tenerlo todo, antes debemos entender que nada tenemos; cuando entendemos por qué nada tenemos, es cuando comprendemos lo poco que necesitamos.

Tenemos que ser conscientes a que debemos ser guionistas, actores y productores de nuestra propia realidad; porque si renunciamos a ello, dejaremos que el guion y la producción la hagan otros, por lo que acabaremos siendo actores secundarios viviendo en un sueño creado por otros de una historia que repetimos.

La iluminación no se enseña, no se predica, sino que se contagia con una energía que transmite paz; esta atrae las mismas energías de aquellos que la están buscando.

_El que busca no debe dejar de buscar hasta tanto encuentre, y cuando encuentre se estremecerá, y tras su estremecimiento se llenará de admiración y reinará sobre el universo.

El camino, la verdad y la vida se logra en nuestro presente buscando ese sentimiento que nos estremecerá al despertar de este sueño.

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

Alfredo Zerbino _ Luz y libertad_

autor

A %d blogueros les gusta esto: