Repite esto para estar bien.

Tengo una vida extraordinaria y todas las personas de las que me rodeo, me aprecian, me valoran y se sienten increíblemente bien cuando están aquí. Ellos me inspiran y yo a ellos también.
No me preocupa conectar con ese ser que anhelo, ya que es algo inevitable que suceda cuando soy cien por ciento yo.
Aprovecho cada instante de mi vida y por eso atraigo inevitablemente a personas que realmente me importan y están en sintonía con ellos mismos.
Nada es casual, si hoy estoy leyendo esto, es porque estoy tras aquello que vibra en mi sintonía. Busco y encuentro dentro de mí ese lugar de felicidad y lo abrazo.
Siento al despertar la:
Gracia divina, yo acepto todo lo que me ha tocado y he vivido para ser quién soy ahora. Acepto mi situación actual y pido perdón al pasado de conflictos y errores para de ahora en adelante vivir consciente una experiencia de crecimiento y luz. Yo soy el que soy ahora. Que así sea, así es.
Jesús, magna presencia en mí, te pido me concedas abundancia de toda energía divina para mi uso cada vez que yo la necesite.
Te pido abundancia para cubrir las necesidades que se presentan.
Te llamo para que entres donde yo vaya e ilumines mi mente para compartir con el que te necesita a través de mi ser.
Magna presencia, te busco para saber más de ti, para saber más de mí, para que ilumines mi camino. Pido lo que doy, te doy mi vida para comunicar tu palabra; te pido saber, humildad y guía.
Recibo tu bendición.
Gracias, que así sea; está hecho.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.d0ff36f4cf32b91845e1a3666e1cedfd

¿Qué es pobreza?

Nos sentimos pobres cuando: nos falta el dinero; cuando no tenemos acceso a eso que tanto deseamos; cuando nos comparamos con otros; cuando nada es suficiente porque ni poco, ni todo nos complace. Eso es obvio, cuanto más deseo mayor pobreza.
Nuestra abundancia o nuestra carencia están en la balanza de nuestros deseos; la capacidad de satisfacción inclina la balanza en uno u otro sentido. Todo se reduce a, cuánto es suficiente.
Estamos sumergidos en un mundo de consumo, un mundo en venta; nos preparan para consumir, competir, compararnos y valorarnos por lo que tenemos.
Nuestra pobreza no se da por la falta de dinero, la mala suerte, o  la culpa y responsabilidad de otro, esas son las consecuencias. No hay carencia en el universo, la carencia es la consecuencia por el comportamiento de la humanidad donde nuestros valores están dados por la satisfacción. Somos la causa de la carencia por esa forma caótica de pensar en poseer y satisfacer.
En la mente está instalada la pobreza; la necesidad de satisfacción es la causa y el resultado es la consecuencia.
Si no comprendemos lo qué valemos, seguiremos valiendo por lo que logremos. Estar de uno u otro lado, va a depender del valor que le damos a las cosas. De verdad que todo pierde valor cuando tú te valoras, porque si tú no te valoras, todo tiene más valor.
No eres pobre por la falta de dinero, lo eres porque tú así lo entiendes.
Si crees que tienes la peor pareja, si crees que no eres buen administrador, si crees que eres mal deportista, si crees que te enfermas cuando hace frío, si crees que todo está mal, si te sientes rechazado, si crees que estorbas, si crees que no eres divertido, si crees que eres ignorante e incapaz, si crees que no puedes,…, es porque tú lo estás decretando y aceptando; aunque cambies el escenario, si tú no cambias, siempre tendrás el mismo resultado. Tu permiso y aceptación son la causa de tus resultados.
Es nuestra responsabilidad y la de los educadores, ayudar a comprender qué es lo que tiene valor: Una bolsa de diamantes o tú. ¿Cuánto vale una bolsa de diamantes si tú no existieras?
Nos educan para competir y poseer; no sabemos quiénes somos, ni cuánto valemos; por eso  luchamos por algo que nunca, nunca será de nosotros. Hay quienes se benefician con nuestra ignorancia.
No es el dinero, eres tú, el dinero solo es un instrumento sobrevaluado donde todo gira bajo una hipnosis que nos seduce; primero te da bienestar, luego te esclaviza y finalmente te corrompe según tus necesidades. ¿No lo ves?, la oferta te empobrece.
Entendamos que el dinero no es lo malo, lo malo es el descontrol e ignorar cuál es la causa de nuestra carencia.
Aprende a vivir de acuerdo a tu capacidad para no frustrarte y caer en desgracia, así tus pequeños logros internos te llevan a otros más grandes.
No quieras demostrar nada a nadie, ni aparentar; eso es vanidad, pura frivolidad.
Eso es pobreza.
Tú eres el que vale, tú eres la causa de tu albedrío, tú eliges.
Despierta.
Alfredo Zerbino
Estás sobre el paraíso y no lo puedes ver.7d5513c5d764479dd48edbf1f36fbdf3

Es tú responsabilidad.

Si crees en la divinidad, recuerda que ella está aguardando a que despiertes para manifestarse, ya que es a través de ti que se va a expresar.
Es nuestra responsabilidad recorrer el camino para que comience a brillar su luz en cada una de nuestras células. No sigas repitiendo frases que no te motivan, que están gastadas, debes sentir y emocionarte con lo que estás haciendo.
Glorifica tu existencia con consciencia observando, cuidando, cultivando y sintiendo, para que la bendición de la presencia divina te encuentre, entonces recibas su poder y despiertas tu grandeza.
Tu mundo de emociones es el mundo con el que vas a recibir la gracia divina. Es a través de ti que se va a expresar cuando dejes de victimizarte como un ser inferior y sin un propósito. Eres y tienes todo para reconocer quién fue tu creador. Trata a tu persona con el mismo respeto que tienes por quién te dio la luz, la vida.
Date el permiso de ser, sin distraerte, sin castigarte, sin despreciarte y sin ser vanidoso, solo con consciencia y humildad, eres su imagen.
Despierta, todo sucede a través de ti, tú tienes la semilla. La gloria y la derrota están en tus manos y tienes libertad de elección. Sonríe, agradece, brilla, camina con orgullo, vístete con ropas adecuadas a ti, sé amoroso, humilde y sencillo; no demuestres nada, no finjas, no actúes, sé auténtico.
Es tú responsabilidad.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.
53ed7d03b941ec11462e2da282f34dd8
http://www.alfredozerbino.com/mis-libros/

Bienaventurado el que ha sufrido…

-Vivir la vida duele, cansa y desgasta, hasta que gracias a eso comprendes por qué hay que vivir esta vida.
-El desgaste al aprender va puliendo nuestro Ser.
-En nosotros están todas las respuestas y no somos conscientes de reconocerlas.
-Así es la vida, difícil, pero es lo que nos tocó, y en tanto comprendamos que esas cosas son el desafío principal de la existencia, podremos, ya que nada se ha hecho para que nos sea imposible hacerlo. Somos consciencia en un cuerpo que observa cuando caemos y nos levantamos una y otra vez para fortalecerse.
-En la medida en que pongas en práctica lo aprendido, transformas tu entorno en un lugar más amigable.
Bienaventurado el que haya sufrido y aprendido, ha encontrado la vida.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.

random_mandala_jzmu5

 

Transmutar la energía

En el ADN está la magia, códigos de identidad capaz de hacer el milagro de la regeneración con una sola orden consciente de tú, el observador libre; libre de toda comparación, medición, apego y deseo. Tu estado de consciencia te libera del tiempo pasado y futuro, ya que nadie que es consciente está distraído.
La repetición consciente de una orden benéfica transforma tu cerebro, generando una mente más sana y como resultado, un cuerpo más sano.
Cuando uno está feliz, el ADN se despliega y atraes cosas buenas. Cuando uno está infeliz, el ADN se contrae y sucede lo que no deseas. Solo basta un sentimiento introspectivo consciente para crear la energía indicada que hará el milagro. Pensamientos divinos que generen palabras divinas hará de ti una persona sana.
Si no estás creando lo magnífico, debes prestar más atención a las energías que estás atrayendo continuamente causado por como piensas. Debes ser consciente  a que tú eres el responsable de todo lo que te sucede por mantener un pensamiento que envía esos mensajes en tu entorno.
Cuando no eres feliz  atraes molestias, soledad, enemistad, distracción, rechazo, pérdida de interés y hábitos no deseados. Acepta que es así, no te engañes ni busques excusas, pero no te entregues, siempre encontramos el otro lado si hacemos lo correcto. Todo siempre llega y todo siempre va a suceder; son leyes Universales: la ley de la polaridad, vibración, correspondencia, causa y efecto, y mental. Pueden estar todas a tu favor si eres consciente de tus resultados y no permaneces distraído.
La inspiración es la expresión del espíritu en la creación; libre de vanidad y llena de energía positiva, donde la obra fluye provocando la felicidad emocional de su autor. Autores de letras, colores y sonidos en composición matemática perfecta entregan su inspiración para que tú, el espectador se llene de su virtud.
Has lo mismo.
Transmuta tu energía, Dios es la inspiración del creador.
Alfredo Zerbino
Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.10430456_848859528507868_2038569806912291879_n
A %d blogueros les gusta esto: